<![CDATA[Virus Editorial - Corazones blindados]]> es-es 60 http://www.viruseditorial.net/images/logo_v_rojo_75.jpg Virus Editorial - Corazones blindados http://www.viruseditorial.net/ <![CDATA[La ideología mata, cinco intervenciones - José Antonio Fortes]]>

Partiendo de la irrupción del movimiento obrero en la escena social y política de mediados del siglo XIX, en estas cinco apasionantes intervenciones José Antonio Fortes repasa la Comuna de París, su represión y el papel ideológico que a partir de entonces ha venido jugando la intelectualidad orgánica al propagar la animadversión ante cualquier conato de rebeldía proletaria; el invento de la llamada «literatura obrerista» y sus efectos; las fermosas coberturas con que la ideología ha venido ocultando o haciendo desaparecer las realidades concretas ?por ejemplo, sustituyendo los crímenes políticos por crímenes pasionales en la literatura?; la situación de los escritores en la mal llamada «Guerra Civil» y los servicios de clase que prestaron y aún siguen prestando al Capital; la diversificación de ese Capital por acción de una ideología que se materializa de distintas formas: llámense religión, urbanismo, tecnología, cultura, literatura?

Fortes aborda la realidad de las distintas clases sociales en relación con sus diferentes posiciones y situaciones de producción o explotación; realidades sociales, políticas, históricas, culturales? ¿Qué lugar ?de clase?ocupa el intelectual y qué servicio presta?, ¿cuál es su función ideológica? ¿Qué se ha querido hacer pasar por y en base a qué particulares intereses? ¿Qué se nos ha querido ocultar y por qué? ¿Qué textos han sido borrados del mapa? ¿Existieron ?o existen? otras literaturas frente a ?o en pugna con? la Literatura?? El resultado es una concepción sin contemplaciones ?«ya no es tiempo de contemplaciones»? de la función que cumple la ideología y más en concreto su residual sector de producción y marketing literario, la literatura y sus servidores, en la defensa y perpetuación del dominio capitalista, todavía hoy en medio de una de sus más salvajes orgías financieras.

214 p. | ISBN: 978-84-943431-0-0 | 13,00 € | Corazones blindados

]]>
<![CDATA[Sobrevivir al paraíso, Secuelas permanentes (2000-2014) - Jaime Gonzalo]]>

«Durante años, bastantes, pues sucede desde hace lo suyo, señalar públicamente la zombificación de un rock que sobrevive a través de las copias, endogamias, reediciones y reducciones que de sí mismo emite, redundaba para el hereje o infractor en saberse diana de críticas, también de reproches y algún que otro insulto. Fatalista, aguafiestas, cenizo, clamaban aquellos que ahora se desdicen, más o menos abiertamente, porque la realidad aúlla como si le clavaran alfileres en el meato urinario.

En la diminuta galaxia rock, lo más indicativo de estos años no ha sido no obstante esa paulatina muda de mentalidad, esa asunción colectiva de que ya no se puede seguir sosteniendo la mentira por mucho entusiasmo que la alimente, sino el que, gradualmente desvestido de esencias y significados, o sustituidos ambos por simulacros de esencias y significados, haya quedado oficialmente evidenciado y aceptado el rock como una colección de estereotipos con los que artista y público pueden establecer una complicidad de criterios por lo general sentimentales y taxonómicos, rara vez intelectuales y abstractos. Ya no hay retos, ni enigmas, ni epifanías —a no ser las que proporciona la juventud, la pereza o la ingenuidad—, tan sólo un baile de disfraces con el que enmascarar que en el expoliado pasado reside más por descubrir, y resolver, que en lo que se nos vende como futuro.»

212 p. | ISBN: 978-84-943431-1-7 | 13,00 € | Corazones blindados

]]>
<![CDATA[Los dibujos del paraíso de las islas, Una utopía libertaria en imágenes op - Emilio Sola]]>

Esta es la primera vez que se editan conjuntamente todos los dibujos de esa utopía en marcha -o con marcha- que es El paraíso de las islas, resquicio de la gente en movimiento, los que van y vienen por todas las fronteras para sobrevivir e intentar ser felices con mucha imaginación. La realidad o casi nada.

Las historias del paraíso de las islas constituyen una saga novelística que echa sus raíces en las infinitas historias de la frontera mediterránea de todos los tiempos, e intenta proyectarse hacia una posible sociedad-ficción futura, en la linde de la utopía, que ha de organizarse sobre una nueva racionalidad, después de una gran crisis o gran guerra, sobre todo financiera, pero tan catastrófica como una guerra total. Ficción novelística, son historias, sin embargo, que quieren estar muy ancladas a la realidad. Son una proyección, más que una reflexión, aunque aquí y allá surjan reflexiones. Pero, sobre todo, intentan perfilar otra racionalidad más plural y moderna que la que condujo a la catástrofe de la gran crisis de donde arrancó todo.

La escritura de las historias de El paraíso de las islas por Emilio Sola, recogidas además en otros títulos -Arcadio y los pastores, Los hijos del agobio, Acción, meditaciones y muerte de Juan Bravo, La novela secreta, La canina esmeralda, El padre del cuchillo...-, estuvo acompañada, antes o después, de una laboriosidad dibujística pertinaz, concienzuda, meticulosa y no menos imaginativa y prolongada en el espacio/tiempo; tiempo no mensurable, el del dibujo, felicidad del instante prolongado, con humo y música, por lo general. Quehacer o empeño desinteresado. De resultas, una sorprendente rara avis gráfica de la que este libro es muestra

260 p. | ISBN: 978-84-608-3144-0 | 27,00 € | Corazones blindados

]]>
<![CDATA[El manifiesto comunista, precedido de una ojeada a distancia de Miquel Amorós y seguido de un epílogo de Rudolf Rocker - K. Marx &amp; F. Engels]]>

«El Manifiesto Comunista ocupa un lugar muy especial en la historia de las revoluciones, tanto en la forma, exposición clásica, tono grandilocuente, estilo cortante y revelación iluminadora, como en el contenido: la "concepción materialista" de sus autores, variante "enderezada" de la filosofía de la historia de Hegel.

Mientras que por una parte el Manifiesto Comunista puede ser considerado como la primera declaración de guerra a la civilización burguesa desde una concepción materialista de la historia [...] es también preciso señalar que en sus consideraciones positivas (constructivas), los planteamientos del manifiesto no son de carácter estrictamente revolucionarios, sino socialdemócratas, reformistas»

Miquel Amorós

126 p. | ISBN: | 5,00 € | Corazones blindados

]]>
<![CDATA[Vida sin principios, Desobediencia civil - Henry David Thoreau]]>

Si un hombre pasea por el bosque por placer todos los días, corre el riesgo de que le tomen por un haragán, pero si dedica el día entero a especular cortando bosques y dejando la tierra árida antes de tiempo, se le estima por ser un ciudadano trabajador y emprendedor. ¡Como si una ciudad no tuviera más interés en sus bosques que el de talarlos! (Vida sin principios)

De todo corazón acepto el lema de que «el mejor gobierno es el que gobierna lo menos posible», y me gustaría verlo aplicado pronto y sistemáticamente. En la práctica, significa lo mismo que este otro, con el que también estoy de acuerdo: «El mejor gobierno es el que no gobierna en absoluto»; y cuando los hombres estén preparados para él, ese y no otro será el que se darán. (Desobediencia civil)

92 p. | ISBN: | 5,00 € | Corazones blindados

]]>
<![CDATA[Cervantes libertario - Emilio Sola]]>

«Alcanzar libertad en esta vida» es un verso de Cervantes que encierra en sí mismo todo un programa de vida y acción para una persona de su tiempo y de todos los tiempos. Porque la riqueza cervantina está precisamente en ese descubrimiento que cada generación hace de él amedida que evolucionan nuevas sensibilidades, más allá de la mera erudición crítica de los cervantistas, siempre desbordada por ellas. Cuatro días antes de morirse, Cervantes mismo lo dice: «no son los tiempos unos», y que vendrá un tiempo en el que la gente, anudando los rotos hilos sueltos de sus historias, verá lo que quiso decir y, más aún, lo que convenía decir.

Este libro de Emilio Sola —historiador con trabajos fundamentales sobre asuntos fronterizos y de información en la época de Cervantes, tanto en el Mediterráneo como en Extremo Oriente— es una invitación precisamente a esa interpretación más libre de las obras de Cervantes, a una lectura libertaria o liberadora que en su tiempo histórico —«no son los tiempos unos»—era inviable.

Para horror del sistema, de los casticistas, de los bienpensantes y políticamente correctos, sobrevuela la sospecha de un Cervantes antisistema, imposible cortesano, zahiriente del «cambio injusto y trato con maraña» (la corrupción económica más elemental), un Cervantes aconfesional y hasta feminista del que no se habla en la pompa de los centenarios, y cuyomensaje principal se esforzó en construir a lo largo de su vida de manera consciente. Por ello, Cervantes, el libertario cuerdo o lúcido, tiene que inventarse a don Quijote, el libertario loco, para poder decir lo que quería decir, pura búsqueda de libertad de expresión para «alcanzar libertad en esta vida».

Lecturas de Cervantes innumerables y siempre nuevas, renovables incluso a medida que cambien los tiempos, fundamentales para entender por ejemplo a Cervantes cuando dice que no vale para cortesano porque no sabe lisonjear, y cuyas quejas sobre la justicia son radicales, sin fisura, claramente antisistémicas, tal cual aparece en el discurso primero de la Edad de Oro, por boca de Quijote; o el Cervantes que en un análisis maestro de la modernidad que se avecinaba, compara la empresa económica moderna con la galeota corsaria, y lamenta que el nuevo dios de los nuevos tiempos sea el «interese», el dinero, de manera que «el cambio injusto y trato con maraña» sea la nueva ley de esos nuevos tiempos bárbaros; o el Cervantes feminista que en una sociedad patriarcal y macha hace decir a Marcela que ella nació libre y que pasa de que su enamorado no correspondido, Crisóstomo, se haya suicidado, porque era un acosador; o el Cervantes que, en una sociedad confesional fundamentalista como era la monarquía católica, hace despedirse a un moro y a un cristiano en una pieza teatral así: «Tu Cristo vaya contigo», dice el moro Ali; «Tu Mahoma, Ali, te guarde», dice el cristiano; formulación sin parangón en la literatura europea de entonces y casi de hoy, tal como van las cosas.

Ese es el Cervantes que no parece que las élites culturales y los especialistas tengan ningún interés en glosar para que todos lo entiendan. El que no puede digerir una sociedad formal que en el fondo no entra de lleno en él porque, como en vida le sucedió, lo desprecia y oculta, lo difumina o ningunea, y sólo es capaz de reírle gracias al loco que dice tonterías, y que inventó por pura necesidad de libertad de expresión, en un artilugio literario que crea la novela moderna.

Ese es, sin duda, el Cervantes personaje histórico que encandila a los anarquistas, a los libertarios, y por ello son radicalmente cervantistas, más que quijotistas, pues enamorados del Quijote, focalizan su interés en ese hombre que está detrás de la obra literaria misma, que le da vida, que la hace posible.

Ese Don Quijote de Alcalá de Henares, como sintetiza, puro emblema, José María Pujol, en el título de un libro que publicó en 1947 y que firma sencillamente PUYOL; un exiliado libertario que llegó a Argelia en el barco Stanbrook huyendo de la represión franquista, cuya pasión por Cervantes se narra también en «Por qué los anarquistas aman a Cervantes». El libro se cierra con un repaso a las afinidades del movimiento libertario con el Quijote y su autor.

136 p. | ISBN: 978-84-86864-95-8 | 9,00 € | Corazones blindados

]]>