<![CDATA[Virus Editorial - Espartaco Internacional]]> es-es 60 http://www.viruseditorial.net/images/logo_v_rojo_75.jpg Virus Editorial - Espartaco Internacional http://www.viruseditorial.net/ <![CDATA[Tratado de Brest-Litovsk de 1918, Frenazo a la Revolución - Guy Sabatier]]>

Después de octubre de 1917, la revolución rusa se encontró inmediatamente confrontada al problema de un poder proletario aislado frente a una guerra imperialista que proseguía a escala mundial.

Antes de 1914 la Rusia zarista estaba aliada a Inglaterra y Francia. Este bloque, llamado «Triple-Entente», se oponía a otro intitulado «Triple-Alianza» que comprendia Alemania, Austria-Hungría e Italia. En el transcurso de la guerra, la primera coalición iba a ser reforzada por el cambio de campo de Italia (1915) pero sobre todo por la intervención de los Estados Unidos, cuyas tropas desembarcaron en Europa en la primavera de 1918.

Con el derrocamiento del zarismo por la ola revolucionaria de febrero de 1917, Rusia proseguía su compromiso militar en el seno de la «Triple-Entente», aumentando incluso una implicación militar que terminaría provocando una sangría entre las tropas rusas.

Desde el día siguiente de octubre, teorizando el repliegue sobre sí mismo avanzado por Lenin y la mayoría bolchevique, el gobierno de los Soviets había entablado negociaciones con el Estado Mayor de Alemania y de Austria-Hungría. Se firmó un armisticio. Con la renuncia a la preparación de una «guerra revolucionaria», es decir, a asumir una resistencia obrera armada contra todos los imperialismos para contribuir al surgimiento insurreccional del proletariado en otros países del mundo, las negociaciones de paz siguieron a las del armisticio.

210 p. | ISBN: 978-84-607-3283-9 | 9,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[Ni parlamento ni sindicatos: ¡Los consejos obreros!, Los comunistas de izquierda en la Revolución alemana - AA. VV.]]>

“Aniquilar la totalidad del aparato de Estado burgués, con su ejército capitalista dirigido por oficiales burgueses y feudales, con su policía, sus carceleros y sus jueces, con sus curas y sus burócratas, he ahí la primera tarea de la revolución proletaria.” Este programa de acción del Partido comunista obrero de Alemania (KAPD), publicado en 1920, había sido tratado, al igual que todos los autores de esta recopilación, de “izquierdista” por Lenin en su célebre folleto La enfermedad infantil del comunismo. Sin embargo, fueron estos “izquierdistas” quienes, en los años que siguieron a la primera guerra mundial, llegaron más lejos en la búsqueda, ante todo práctica, de las vías propias de la revolución comunista, mientras que el movimiento proletario ruso se veía constreñido, dado su aislamiento, a no poder superar el estadio de la revolución burguesa, tal como había sido definido por el marxismo clásico. El nuevo poder, aunque se apoyaba en un partido que se reclamaba del proletariado y agrupaba en su interior a numerosos proletarios, de hecho conservaba muchos rasgos burgueses que, ya
omnipresentes en la ideología leninista, no podían dejar de volver al primer plano con el fracaso de la extensión de la revolución fuera de Rusia, es decir, ante todo en Alemania

354 p. | ISBN: 978-84-609-1052-7 | 14,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[Los nacionalismos contra el proletariado - Carlos Marx y Frederico Engels]]>

Los nacionalismos son, por su propia naturaleza, reaccionarios. Representan la tendencia contraria a la creación de los grandes Estados, al desarrollo en gran escala de los medios de producción y comunicación. Anteponen sus mezquinas aspiraciones nacionales, en palabras de Engels, a la revolución. Y esto es así desde el primer momento. Cada vez que se presenta una gran ocasión histórica, una gran revolución, ellos toman el bando de la contrarrevolución.

149 p. | ISBN: 978-84-612-3848-4 | 9,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[El materialismo histórico (Explicado a los obreros por H.G.) y Las divergencias tácticas en el movimiento obrero (por A.P.) - Herman Gorter y Anton Pannekoek]]>

el punto sobre el que insiste incansablemente Gorter, el desarrollo permanente de la técnica como base de la producción social y como resorte que impulsa incesantemente la revolución en la manera de producir, en el modo de producción, es también la causa de que continuamente las nuevas máquinas y procesos de producción desplacen sin cesar a los trabajadores, a los que envían al paro y, por consiguiente, los condenan a la miseria, al hambre y a la muerte. Este punto es, no sólo importantísimo, sino vital, pues demuestra que todos los discursos de todos los gobernantes de todos los países sobre el esfuerzo que hacen y quieren seguir haciendo para acabar con el paro es pura demagogia y pura mentira, pues el propio funcionamiento del capitalismo es el que engendra incesantemente el paro, y no puede dejar de hacerlo, pues si realmente quisiera hacerlo debería organizar la producción no para que cada empresa en particular obtenga beneficios, sino para satisfacer las necesidades sociales. Lo primero, la obtención de beneficios, obliga a toda empresa a ahorrar gastos, por consiguiente, a prescindir de trabajadores en cuanto puede y, por tanto, enviarlos al paro. Lo segundo, organizar la producción para satisfacer las necesidades sociales, es algo que sólo puede hacer una sociedad socialista, lo cual presupone el derrocamiento de la sociedad capitalista.

Por su parte, el análisis extremadamente lúcido y penetrante que hace Pannekoek de las clases sociales y de su consiguiente comportamiento en la defensa de sus intereses respectivos en la lucha de clases es algo totalmente fuera de lo común y que sin ningún género de duda será de gran utilidad a los trabajadores en su lucha contra el capital. Aquí sólo citaremos: “Pues el fin positivo de la política liberal y progresista es inducir a los trabajadores al error. El poder de una minoría dominante descansa en el hecho de que las masas populares no perciben sus propios intereses ni la contradicción entre éstos y los intereses de los que dominan.” “Los reformadores y los progresistas burgueses no son amigos benevolentes que están cerca de nosotros, sino enemigos e, incluso, enemigos más peligrosos que los reaccionarios pues intentan destruir nuestra fuerza interior, nuestro discernimiento y nuestra conciencia de clase.”

300 p. | ISBN: 978-84-611-4719-9 | 12,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[La izquierda comunista germano-holandesa contra Lenin - H. Gorter, K. Korsch, A. Pannekoek]]>

Por muy diferente que sea la situación actual de la que existía en los años 20 y 30 del pasado siglo, seguimos viviendo en una sociedad dividida en clases sociales, en la que, por tanto, hay lucha de clases, a veces larvada, a veces abierta. El problema esencial sigue siendo el mismo hoy que hace 70 u 80 años: El capitalismo sigue dominándolo todo y engendra todas las desigualdades y sufrimientos. ¿Cómo luchar para acabar con él? Para contribuir, en la escasa medida en que nos es posible, a la solución de este problema, nosotros queremos poner a disposición de todos aquellos que no se conforman con la esclavitud capitalista estos textos que sin duda pueden ser un magnífico instrumento en manos de todos los que estén dispuestos a luchar contra el Capital.

400 p. | ISBN: 978-84-609-3337-3 | 15,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[Investigación sobre el capitalismo llamado triunfante - Claude Bitot]]>

Si nos situamos en un terreno exclusivamente económico, ¿se puede considerar que el capitalismo tiene un límite histórico? Por su parte, la gran marxista Rosa Luxemburgo respondía diciendo que sí, indudablemente, el capitalismo, en tanto que modo de producción, llegaría a un estadio último en que se convertiría en “una imposibilidad económica objetiva”, ella descartaba, no obstante, esta eventualidad al considerar que antes incluso de que el capitalismo hubiese podido recorrer la totalidad de su trayectoria histórica, «la exasperación de los antagonismos sociales y políticos» crearía «una situación tan insostenible» que no habría necesidad de que el capitalismo alcanzase un tal extremo par desaparecer. Esto fue escrito en 1913 en su ensayo La Acumulación del capital. Casi 90 años después, ¿es posible todavía sostener semejante punto de vista?

140 p. | ISBN: 978-84-607-5230-1 | 8,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[Informe de la delegación siberiana - León Trotsky]]>

No es necesario subrayar la importancia, en el movimiento obrero ruso, del 2º congreso del Partido Obrero Social-Demócrata de Rusia que vio, en 1903, la escisión entre “minoritarios” y “mayoritarios” (mencheviques y bolcheviques). Al haber sido muy viva la polémica, numerosos delegados redactaron inmediatamente informes sobre el congreso. Entre los más importantes citamos los de Lenin, Martov, Trotsky y Krasikov. Hasta ahora no se conocían más que los informes de Lenin, sintetizados en Un paso adelante, dos pasos atrás. Hoy publicamos el informe de Trotsky, cuyo interés histórico y político, para una apreciación menos mitificada del bolchevismo, es evidente.

147 p. | ISBN: 978-84-607-5108-3 | 8,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[Declive y Resurgimiento de la perspectiva comunista - Gilles Dauvé y François Martin]]>

Los textos reproducidos en esta recopilación, redactados en 1967, 1969 y 1972, reflejan a su manera la olan revolucionaria por y para la que han sido escritos. Este impulso ha sido derrotado a finales de los años 70 y los veinte años transcurridos desde entonces han confirmado su derrota. Por todas partes se ha hecho más profundo el dominio del salariado, de la mercancía y del Estado.

No obstante, estos últimos años han visto aparecer un movimiento “anticapitalista” visible en la calle, en numerosos países, a partir de Seattle (1999) y Génova (2001), sin hablar de las manifestaciones gigantes contra la guerra en Iraq.

Pero hay una paradoja que requiere ser explicada. Si, de un modo general, la anti-globalización, rebautizada como alter-globalización, de ninguna manera se proclama a favor de una revolución comunista, parece que, sin embargo, hace suyos ciertos objetivos o, al menos, ciertos métodos asociados anteriormente a lo más radical que afirmaba el movimiento proletario.

258 p. | ISBN: 978-84-607-8321-3 | 11,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[Contra el nacionalismo, contra el imperialsmo y la guerra, ¡Revolución proletaria mundial! - Herman Gorter, Anton Pennekoek]]>

Al no ser austríaco, quizá haya que disculparse al tomar la palabra sobre la cuestión de las nacionalidades. Si fuese una cuestión puramente austríaca, nadie que no conociese con mucha precisión la situación práctica y no se viese obligado a ello por la práctica misma, no se inmiscuiría en examinarla. Pero esta cuestión adquiere una importancia cada vez mayor también para otros países. Y gracias a los escritos de los teóricos austríacos, sobre todo gracias a la valiosa obra de Otto Bauer La cuestión de las nacionalidades y la socialdemocracia, ha dejado de concernir exclusivamente a la práctica austriaca para convertirse en una cuestión de teoría socialista general. Actualmente esta cuestión, el modo de tratarla y sus consecuencias no pueden sino suscitar un interés muy grande en todo socialista que considere la teoría como el hilo conductor de nuestra práctica; en la hora actual también se pueden emitir juicios y críticas fuera de la práctica austriaca específica. Como tendremos que combatir aquí ciertas conclusiones de Bauer, digamos previamente que esto no disminuye en nada el valor de su obra; su importancia no reside en que establece en este dominio resultados definitivos e inatacables, sino en que pone los cimientos de un debate y una discusión ulteriores sobre esta cuestión.

288 p. | ISBN: 978-84-609-5225-1 | 12,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[El Comunismo no ha empezado todavía - Claude Bitot]]>

La gran aportación de Marx fue el haber desvelado las leyes y las tendencias que engendra, con “una necesidad férrea”, el modo de producción capitalista. Marx añadía, evocando en su época a Inglaterra, que “el país más desarrollado industrialmente no hace más que mostrar a los que le siguen en la escala industrial la imagen de su propio futuro”. Esta previsión se ha visto confirmada ampliamente. Después de Marx, el capitalismo no ha hecho más que extenderse y desarrollarse, pasando de una dominación todavía ampliamente “formal” a una dominación cada vez más “real” (paso que exponemos en este libro).

340 p. | ISBN: 978-84-607-4373-6 | 14,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[La Comuna de Cronstadt, Crepúsculo sangriento de los Soviets - Ida Mett]]>

Nos parece que ha llegado el momento de comprender mejor Cronstadt, aunque apenas haya habido nuevos aportes de datos o hechos desde 1921. Los archivos del Gobierno ruso y del Ejército rojo siguen estando cerrados a un análisis objetivo. Sin embargo, en algunas publicaciones oficiales han sido reflejados ciertos hechos, aunque bajo una luz falsa. Pero lo que se conocía en la época era ya suficiente para extraer el sentido político de este acontecimiento sintomático y crucial de la revolución rusa.

138 p. | ISBN: 978-84-611-0199-3 | 7,00 € | Espartaco Internacional

]]>
<![CDATA[Barricadas en Barcelona, La CNT de la victoria de Julio de 1936 a la necesaria derrota de Mayo de 1937 - Augustín Guillamón]]>

Este libro trata de las barricadas levantadas por los obreros barceloneses en julio de 1936 y mayo de 1937, erigidas con sólo diez meses de diferencia. Estudia las  causas de su aparición, así como sus similitudes y diferencias. Intenta explicar el carácter “ofensivo” de la insurrección obrera de Julio, y el “defensivo” de Mayo. ¿Por qué los obreros, prácticamente desarmados, consiguieron en Julio vencer al ejército sublevado y a los fascistas? ¿Por qué, al contrario, en Mayo, un proletariado armado hasta los dientes fue derrotado políticamente, tras demostrar en la calle su superioridad militar? ¿Por qué las barricadas de Julio seguían aún en pie, y activas, en octubre de 1936; mientras en Mayo se retiraron inmediatamente?

298 p. | ISBN: 978-84-611-5747-1 | 12,00 € | Espartaco Internacional

]]>