<![CDATA[Virus Editorial - Noticias]]> es-es 60 http://www.viruseditorial.net/images/logo_v_rojo_75.jpg Virus Editorial - Noticias http://www.viruseditorial.net/ <![CDATA[ Com si el perill fos la nit]]> Com si el perill fos la nit

 

 

Per Irene Pujadas

És un cas que ha sedimentat en la memòria col·lectiva pel seu tractament mediàtic, i que ara Nerea Barjola analitza amb precisió de cirurgiana. El 13 de novembre del 1992, Antonia Gómez, Desirée Hernández i Míriam García desapareixen als afores d’Alcàsser després d’haver fet autoestop per anar a una discoteca que hi havia a la població adjacent, Picassent. El 27 de gener, els seus cossos són trobats en un paratge conegut com La Romana amb evidències de tortura sexual.

Doctora en Feminismes i Gènere per la Universitat del País Basc, Barjola ha publicat Microfísica sexista del poder (Virus Editorial), un assaig que analitza el cas Alcàsser com a exemple de la construcció de narratives sobre el perill sexual, el tipus de discursos que t’animen a quedar-te a casa per a la teva pròpia protecció. Es tracta, segons Barjola, d’uns relats que perpetuen el control social dels cossos i les actituds de les dones.

Per articular l’anàlisi, Barjola parla de les circumstàncies de l’època, de la cobertura mediàtica del cas i del tipus de missatge que es va transmetre a la població –especialment a les dones. A l’Estat Espanyol, als vuitanta hi havia força moviment feminista: el 1981 s’aprova la llei del divorci, el 1983 se celebren les primeres jornades contra la violència sexual a Navarra, el 1985 s’aprova la despenalització parcial de l’avortament o el 1989 es reforma el Codi Penal –per fi, les agressions sexuals són considerades com un atemptat contra la llibertat sexual de les dones, i no un “delicte contra l’honestedat”. En aquest context de ruptura, el tractament del cas Alcàsser reintrodueix discursos que deslegitimen els avenços del feminisme.

Són els inicis de la telebasura, i la premsa segueix el cas i la vida dels familiars sense rubor ni pudor. Programes com ¿Quién sabe dónde? o De tú a tú posen èmfasi en l’emoció i el dolor, cosa que fa que altres dones s’identifiquin amb les segrestades i entenguin que els hi podria haver passat a elles. Tot plegat es redueix a un espectacle on la violència sexista apareix com a objecte de consum: estem parlant de muntatges sensacionalistes, d’imatges escabroses, d’explotar les emocions d’amigues i familiars i d’estratègies de product placement –per exemple, adjudicar un paper central a una quarta amiga que aquella nit no va sortir perquè estava malalta (“¿Cuántas veces, Esther, has pensado que, si no llega a ser porque estabas enferma, podías ser una de ellas?”). Seguint Barjola, l’èmfasi en el patiment converteix els relats de l’assassinat d’aquestes tres noies en el relat de supervivència de totes les altres, i les imatges dels seus cossos en un cos públic en forma d’avís. El tractament del cas Alcàsser es tradueix en una por tremenda i un crit de retorn als valors tradicionals.

Un exemple de les múltiples anàlisis de Barjola: l’endemà que s’hagin trobat els cossos de les adolescents, a ¿Quién sabe donde?, Paco Lobatón emet un muntatge en què s’escolta la participació d’Antonia Gómez en una ràdio local, el divendres abans de ser segrestada. El locutor li pregunta què farà aquest cap de setmana i ella diu que segur que no es quedarà a casa. El muntatge combina la veu en off de la ràdio amb imatges de la família gravades aquell matí mateix, escoltant el mateix tall. Quan Antonia diu que segur que no es quedarà a casa, la germana es posa a plorar. Segons Barjola, i seguint un concepte de Michel Foucault, aquest muntatge seria un dels “textos prescriptius” (documents, muntatges, entrevistes...) que proposa regles de conducta i avisa sobre què s’ha de fer  –en aquest cas, sobre què no s’hauria d’haver fet.  

Evidentment, el cas Alcàsser pot extrapolar-se a una manera de fer sistèmica i generalitzada. Ho demostra el paral·lelisme amb el cas que narra Virginie Despentes al manifest Teoria King Kong, publicat recentment en català per L’Altra Editorial. El juliol del 1987, Despentes i una amiga seva van ser violades quan feien autoestop per tornar cap a casa. Tant en Barjola com en Despentes, l’atac es converteix en objecte d’anàlisi. Les dues qüestionen, per exemple, la idea de l’agressor com a persona feréstega, incontrolable. Aquesta personalitat excepcional l’eximeix de la culpa, perquè dels fets aïllats no se’n pot treure conclusions. I això també pot aplicar-se al tractament del cas Alcàsser: tot era tan terrible i insòlit, que el pànic va substituir l’anàlisi. En comptes de preguntar pel perquè d’aquesta mena de crims, la majoria de debats qüestionaven les llibertats de les dones. Bona part de la premsa parlava del perill com una cosa etèria, com si el perill fos la nit. En contra d’aquestes vaguetats, Barjola i Despentes parlen de les agressions sexuals com circumstàncies polítiques implícites al sistema en què vivim.

Tant Despentes com Barjola parlen, també, de la culpabilització de la dona: el fet d’anar en autoestop o les ganes de divertir-se es perceben com transgressions de la frontera, extralimitacions. O coincideixen en assenyalar la paradoxa de les bones intencions i la protecció masculina, que ambdues veuen com una manera de perpetuar el sistema sexista –en paraules de Barjola, “se protegen a ellos mismos, no a las mujeres”.

Sigui com sigui, tot aquest entramat de narratives (els muntatges televisius, les entrevistes, la conseqüent sensació de por i perill) no és fàcil de trobar, no hi ha ningú concret que el creï. Es tracta de perpetuacions tan integrades que s’alimenten a si mateixes. Com afirma Barjola, “la fuerza del poder que impera en la construcción del relato estriba en el conflicto de constatar que, efectivamente, ese poder existe y, como tal, este perjudica con su efecto a todas aquellas persones productoras y receptoras de la narración.”. Precisament, Barjola es fixa en els detalls més ínfims del cas perquè tot contribueix a crear una narrativa determinada. En el cas d’Alcàsser, és evident que els dos agressors estaven abocant el seu poder i control als cossos de les tres adolescents. No és tan evident, potser, que retransmetre i televisar aquesta tortura també és abocar poder i control a moltes dones més. És robar-los-hi, intencionadament, uns quants quilòmetres d’espai públic. 

Impossible resumir una tesi de tres-centes pàgines, però l’assaig de Barjola és interessant perquè analitza els mecanismes de construcció de narratives, transforma un “succés” en un relat polític i li dona un nou significat. Barjola parla de la necessitat de crear contrarrepresentacions que compensin les narratives del perill sexual, que utilitzen el coixí de la protecció i la seguretat per allunyar les dones del carrer. L’assaig va en una direcció molt similar al manifest de Despentes, però el fet que analitzi un cas concret fa que les dinàmiques s’exposin amb molta més claredat. El text l’ha publicat Virus Editorial i mereix un lloc a les lleixes de representants de tots els gèneres i una lectura pausada, atenta i anotada.

 

Ressenya publicada a El Nacional, el 26/04/2018

 

 

 

]]>
<![CDATA[ De Alcàsser a La Manada: ellos violan, matan, o ambas, y ellas tienen la culpa]]> De Alcàsser a La Manada: ellos violan, matan, o ambas, y ellas tienen la culpa

 

Por Alba Moraleda

Nerea Barjola (Santurtzi, 1980) lo tiene claro, el triple crimen de Alcàsser fue un escarmiento para todas las mujeres de una generación. El relato del suceso a través de los medios de comunicación supuso un ataque contra la libertad personal y sexual de las mujeres. La doctora en Género por la Universidad del País Vasco desmenuza esta idea en su libro Microfísica sexistal del poder. El caso Alcàsser y la construcción del terror sexual (Virus, 2018).

Las víctimas, Miriam, Toñi y Desiré salieron para ir de fiesta, hicieron autostop. Una cuarta amiga, Esther, esa noche estaba enferma y se quedó en casa. “Es el símbolo de la generación de mujeres jóvenes que salvó la vida y que, para vivir, tienen que aprender la lección. Que su imagen apareciera en televisión junto a la de sus amigas representa, como ninguna otra, la fuerza de la disciplina del terror sexual y el adoctrinamiento”, reflexiona Barjola.

Los programas de televisión ¿Quién sabe dónde?, de Paco Lobatón, y De tú a tú, de Nieve Herrero, dieron una intensa cobertura al crimen y llegaron a los hogares de millones de personas. La explotación del sufrimiento de los familiares en plató, que se revestía de objetividad con la presencia de médicos según la investigadora, transformó un caso de violencia sexual en una teleserie. El espectáculo y el morbo permitieron categorizar el crimen como un “suceso” y despojarlo de la necesaria reflexión social. “La verdad sobre Alcàsser no se encuentra en descubrir cómo sucedió o dónde se cometió el crimen, sino en cuestionar por qué puede suceder, por qué y quién puede cometerlo”, dice la autora.

Han pasado 25 años del crimen de Alcàsser, ¿por qué es importante un acercamiento desde el feminismo?

Lo viví cuando era adolescente, fue terrorífico. Me parecía muy importante contarlo de otra manera, con una base teórica feminista importante. Quería que hubiese un texto en el que fueran las mujeres las que hablaran de Alcàsser. No los periodistas, ni los criminólogos, ni los forenses, sino que nosotras contáramos lo que supuso el crimen en nuestras vidas. Fue un acontecimiento que tuvo una gran trascendencia para las mujeres y sus cuerpos. Muchas sienten todavía verdadero terror al hablar del crimen.

¿No hubo en ese momento respuesta feminista?

Sí hubo contestación, pero la maquinaria mediática fue muy potente. Era muy difícil contrarrestarlo. El debate no se centró en los derechos que permiten a los hombres tener acceso a los cuerpos de las mujeres, sino en la vida de ellas. Por qué estaban en ese lugar y no en otro. Cuando en enero de 1993 se encuentran los cuerpos, las víctimas pasaron a ser públicas para la sociedad, igual que lo fueron para sus agresores. Todo el mundo tenía el derecho de hablar de sus cuerpos, de si le ocurrió esto o aquello. Estaban consumiendo sus cuerpos.

Dices en el libro que el relato de Alcàsser fue un duro golpe a los avances del movimiento feminista...

La despenalización parcial del aborto o la ley del divorcio fueron grandes logros que se venían trabajando desde los ochenta. Esto, en el contexto de la época, lesionaba los grandes ejes del patriarcado: la institución de la familia, el cuerpo y la sexualidad de las mujeres y la división sexual del espacio público-privado. La narrativa de Alcàsser trata de minar esto. Busca una vuelta de las mujeres al espacio privado, al hogar, como un espacio seguro donde van a estar cuidadas por el padre o por el marido. Fue el mecanismo que, en un momento de ruptura con el statu quo sexual, intentó introducir elementos continuistas para impedir que se produjese un cambio radical para las mujeres.

Haces una analogía con Jack el Destripador, el hito del terror sexual en Londres.

Lo vi como un caso extrapolable para acercarme al crimen de Alcàsser. Judith Walkowitz en La ciudad de las pasiones terribles no se fija en los actos macabros de este hombre. Yo tampoco he puesto aquí el foco. Lo terrorífico, lo morboso del triple asesinato, ya estaba escrito. Como Walkowitz, me fijé en lo que hay alrededor. Ambas partimos de la hemeroteca mediática del momento, de cómo se construye el relato. En Londres en la época victoriana, las mujeres de clase media comenzaban a tomar el espacio público. El relato de Jack el Destripador irrumpe y funciona como un aviso aleccionador. Este hombre solo asesinaba a mujeres que se concebían como públicas. El discurso les dice: “Esto es lo que les pasa a las que toman el espacio público”.

En el libro partes de una convicción, la de que las narraciones sobre el peligro sexual funcionan como proyecto político.

Desde que eres pequeña, los mensajes sobre el terror sexual te dicen lo que te puede pasar si haces determinadas cosas. Le dicen a las mujeres cuáles son los límites que no deben traspasar y dónde tienen que estar. Son avisos aleccionadores que las mujeres reciben constantemente. Adoctrinan y van mermando la libertad. Así, se va construyendo un cuerpo dócil y útil para el sistema heteropatriarcal. Esta idea la desarrolla a través de la violación Virginie Despentes en su libro Teoría King Kong. Lo leí y me impresionó. Mi trabajo de investigación se ha guiado en esta línea.

En casos más actuales como el de La Manada, ¿se repite este relato aleccionador en los medios?

Sí, porque no se ha hecho un análisis político sobre qué permite a cinco hombres agredir sexualmente a una chica. No se hizo en Alcàsser y tampoco ahora. No se ha puesto sobre la mesa el debate de por qué los hombres detentan este derecho sobre el cuerpo y la vida de las mujeres. De lo que se habló es de por qué ella hace una vida normal o de por qué se fue con ellos. Es importante añadir que al hablar de los medios y el relato que divulgan, no hablamos de entes abstractos. Los medios están constituidos por personas y forman parte de un conjunto social. Es este el que construye el relato, el que quiere salvaguardar el status quo sexual. Para cambiarlo, hay que formarse en feminismo. Es el único antídoto a la violencia sexual, no hay otra.

Entonces, ayer y hoy, tras una agresión sexual ellas son las juzgadas.

Así es. El relato social se construye para culpabilizar a las adolescentes. En La Manada, en Alcàsser o en el caso de Diana Quer. El foco no está puesto en ellos y además se les busca eximentes de responsabilidad. Lo vimos en el caso de La Manada con titulares que hablaban de cómo uno de los agresores había sido padre dentro de la cárcel. Mientras, a ella, se le puso un detective privado. Todo el imaginario colectivo nos juzga incluso cuando decidimos silenciarnos. Cuando después de muchos años, una mujer se empodera y dice: “Este tío me agredió”, se le responde, “¿ahora lo dices?, eso es mentira”. Cuando se juzga a la mujer se está indultando socialmente al agresor.

 

Entrevista publicada en El País, el 17/04/2018

 

 

]]>
<![CDATA[ Nerea Barjola: “El crimen de Alcàsser fue una agresión directa a todas las mujeres de la época”]]> Nerea Barjola: “El crimen de Alcàsser fue una agresión directa a todas las mujeres de la época”

 

 

 Por Laura Caso

Del crimen de Alcàsser, ocurrido hace ya 26 años, las mujeres aprendimos muchas ‘moralejas’. Que la tragedia es el motor del que viven los programas de la tele por las mañanas. Que hubo dos acusados, uno se fugó y otro cumplió condena, pero todo el mundo sabe que fueron solo cabezas de turco; los verdaderos culpables eran ricos y poderosos aficionados a las snuff movies. Que las chicas no pueden andar solas, y que hacer autostop es de locas o inconscientes. Que cuando eres asesinada te acaban juzgando a ti.

Las adolescentes o niñas de entonces se hicieron adultas con el miedo y con la angustia, con las enseñanzas impuestas. Quizá si leen ahora Microfísica sexista del Poder. El caso Alcàsser y la construcción del terror sexual, sientan alivio y encuentren explicación a las cosas que dolían e incomodaban de aquel relato de violencia sexual y de los que han venido después. Nerea Barjola (Santurtzi, 1980, doctora en Feminismos y Género) se enfrentó en su tesis doctoral al terror que ella vivió en su momento, pero esta vez con las herramientas del pensamiento feminista.  “A partir de ahí hago la tesis, fue un proceso súper duro. La defiendo y hago un parón. Fue un trabajo muy emocional y en el que habían participado muchas mujeres. Sentí la responsabilidad de que eso no se quedara en un cajón. A partir de ahí es cuando decido volver a sentarme y reescribir todo el texto para hacer todo un libro más liviano”.

Para construir todo este relato, Barjola se sirve de conceptos de los filósofos franceses Michel Foucault y Jean Braudillard, de la historiadora Judith Walkowitz (que en su libro La ciudad de las pasiones terribles reinterpreta desde un prisma feminista los asesinatos de Jack el Destripador), de archivos sobre la cobertura periodística y de entrevistas con periodistas, conocidas de las chicas asesinadas y mujeres que eran adolescentes en el momento del crimen. El libro, que acaba de publicar la editorial Virus y que cuenta con un prólogo de Silvia Federici, argumenta cómo Alcàsser se convirtió en un relato de terror sexual que marcó a miles de mujeres en un momento en que el Movimiento Feminista había conseguido varias conquistas, en vez de en la oportunidad para analizar los privilegios que los hombres detentaban -detentan- sobre las mujeres y cuestionar el sistema que produce y perpetúa la violencia contra las mujeres.

Dedicas un capítulo a la reapropiación de conceptos desde el feminismo, y en general el lenguaje te parece un campo de batalla muy importante. Con las que se forman cada vez que una política dice algo como miembras o portavoza, parece que es pinchar en hueso esta cuestión. ¿Qué conceptos consideras que es importante que se reapropien el feminismo y las mujeres?

Para mí el feminismo en general ya hace un gran trabajo de resignificación de los conceptos en la medida en que pone nombre a la violencia sexual situándolos en el contexto de una sociedad machista y patriarcal. A lo largo de la investigación he articulado varios conceptos que me han servido para resignificar y reconceptualizar el crimen de Alcasser como una narrativa política que produjo terror sexual en toda una generación de mujeres. El concepto de mujer pública me lo sugiere Judith Walkowitz. Ella lo utiliza para designar a las trabajadoras sexuales. Yo habilito en mi texto un interespacio que llamo tierra de nadie. Es ese espacio que las mujeres transitamos y que en ausencia de protección masculina nos convierte en mujeres públicas: somos de nadie y por tanto somos de todos o de cualquiera. Todas esas voces que se levantan en contra del sexismo en el lenguaje probablemente no tengan formación feminista ni les afecte el lenguaje sexista. Para mí el lenguaje, las formas, la intención de lo dicho y de lo no dicho son muy importantes, no solo en mi trabajo sino también en mi vida diaria. Esa ha sido mi lupa para buscar qué conceptos reconceptualizar en este caso.

El titulo del libro es Microfísica sexista del poder, ¿por qué?

Microfísica del poder es un concepto de Foucault. Para él, el poder es algo circular, algo que ha de analizarse en cadena. Cuando hablo de ello en el libro me refiero a ese poder difuso, que no se sabe bien quién lo tiene pero todos lo ejercemos. El caso Alcàsser es el resultado de este poder difuso que fue ejercido por toda la sociedad para construir el relato del terror sexual de la década de los 90. El concepto en sí se me quedaba corto para demostrar que todos esos significados y discursos que se construyeron son sexistas. La intención fue introducir dentro del término el concepto sexista, porque ese poder que se ejerce es machista y es sexista.

A Anglés se le presentó como un hombre “analfabeto, perverso y primitivo”, afeminado, homosexual, con gustos por el sexo sadomasoquista. A Miguel Ricart, al final, como un ‘cabeza de turco’. Una estrategia del sistema que destacas en todo el relato es señalar que la violencia sexual es propia solo de locos, de inadaptados o psicópatas, y que se hace así por una razón muy concreta. ¿Piensas que es algo que se sigue haciendo hoy día, en casos como el de Diana Quer, por ejemplo?

Esas estrategias del patriarcado siguen totalmente operativas. El conjunto de la sociedad va a buscar siempre no responsabilizarse de la violencia sexual, ya sea apelando a eximentes de la responsabilidad, hablando de los agresores como si fueran monstruos o locos, que es una manera de sacar el caramelo envenenado: ‘esto no tiene que ver con la sociedad, es un acto individual’, cuando no es así; o las noticias en que se habla de los agresores a través de esas declaraciones de los vecinos: ‘era muy buena persona, muy educado’. O bien se les trata de sacar de la sociedad o se les intenta representar como personas normales para generar la duda de si son culpables o no. Ese esquema se ve desde Alcàsser hasta nuestros días.

Otra estrategia, y seguimos viéndolo día a día, es culpar a la víctima, ya sea desde el ‘ha provocado’ al ‘se ha arriesgado demasiado’. Esto ocurrió con este crimen atroz y sigue pasando. Pero lo peor de todo esto es que esta culpa es algo que casi todas las mujeres hemos interiorizado. ¿Cómo nos la borramos?

La disciplina del terror sexual nos afecta a todas. La generación de los 90 tenemos nuestro relato con Alcàsser, pero cada generación tiene el suyo. Como estos relatos se construyen desde la culpabilidad de las mujeres, de ‘esas cosas que hiciste y no deberías haber hecho’, tú vas filtrando en tu cuerpo la forma de limitarte y controlarte. Para borrar eso hay que ponerse de frente, darnos cuenta de que somos un cuerpo construido socialmente. Desde pequeñas nos dicen qué límites tenemos que negarnos, qué actitudes que tenemos que reformular y qué nos puede ocurrir de no hacerlo. Sé que dicho así es muy fácil, pero la manera de borrar esto es el feminismo y la autodefensa feminista, estar rodeada de compañeras.

Porque como comentas, no es lo mismo autodefensa feminista que defensa personal.

Tú puedes tener recursos físicos para defenderte, pero tenemos ese aprendizaje de miedo y terror sexual que nos puede paralizar. La importancia de juntarse con mujeres en un taller de autodefensa feminista y exponer las agresiones desde el feminismo… Se crea una energía súper potente que nada tiene que ver con la defensa personal. Si se quiere hacer autodefensa tiene que ser feminista.

Una de las cosas significativas de las historias de vida que recoges, e incluso de las entrevistas con algunas de las mujeres de Alcásser que eran conocidas de Miriam, Toñi y Desirée, es que muchas consideraban este suceso como tabú, y que no habían hablado de él ni de lo que había supuesto para ellas. ¿Qué piensas que significa este silencio y por qué ha sido una reacción por lo que parece bastante común en las mujeres?

Es una respuesta al dolor. De frente te estaban poniendo una realidad muy cruda, te llegaban detalles muy duros y tú, de inmediato, te identificabas. Ese silencio tiene que ver, en primer lugar, con una incapacidad de dar respuesta a algo que no sabías que te podía ocurrir. Hablar de las agresiones cuesta: una de las mujeres que entrevisté me dijo que este caso lo había vivido como una agresión sexual sobre su propio cuerpo. El crimen fue una agresión directa a todas las mujeres de la época.

Otra idea fuerte es cómo impactó este relato del crimen en la libertad de las mujeres. El autostop, sin ir más lejos, pasó a ser visto como una práctica de riesgo. También sobre cómo los hombres se reafirmaron como figura protectora. Hoy en día, cuando se habla de violencias que les han ocurrido a mujeres, se pregunta ¿pero es que iban SOLAS? Porque ir con otra mujer no se considera ir acompañada, y eso es algo que tenemos todos y todas inscrito en la cabeza. ¿Cómo crees que se podría revertir esta especie de ‘indefensión aprendida’ que tenemos las mujeres?

Para explicar esto me remito al concepto de mujer pública. La sociedad construye los espacios en función de que las mujeres estemos solas si no nos acompaña un hombre. Esta indefensión aprendida que me comentas, la única manera de contrarrestarla y de deconstruirla es el feminismo. El feminismo te explica el por qué de la violencia sexual. No nos sentimos indefensas porque sí, es que se nos está construyendo como cuerpo público. El feminismo te da herramientas y te empodera de manera individual y colectiva.

Algunas de las mujeres del pueblo de las tres chicas asesinadas te contaban que, pese a todo, habían seguido haciendo autostop y que en varias ocasiones, subidas al coche de un desconocido, este les había dicho algo así como ‘Y ahora si no paro, ¿qué?’. Una especie de ‘no te hago daño, pero porque yo no quiero’.

Lo importante es eso: no lo hacen porque no quieren, pero podrían hacerlo. Es asombroso la cantidad de veces que en las entrevistas ha salido esto del ‘¿y si no paro?’ Eso también es violencia sexual en el momento en que se ejerce un poder muy concreto. La frase no es exclusivamente un correctivo, significa la posibilidad que tiene él de ejercer violencia sobre tu cuerpo. Esto es muy grave, porque ellos están reproduciendo una amenaza.

Es muy revelador cuando en el libro repasas todas las iniciativas que el movimiento feminista llevó a cabo en los 80 y los 90 y que tú relacionas con el crimen y su relato, que funcionan como escarmiento para meter en vereda a las mujeres que pretendían alterar el statu quo. Muchas jóvenes hoy en día desconocen cómo actuó o se organizó el feminismo entonces para conseguir cosas como la despenalización parcial del aborto o  que en el Código Penal la violación figurara como delito contra la libertad sexual y no contra el honor. ¿Algún día se estudiará Historia del movimiento feminista en las escuelas? 

 El feminismo en los colegios como asignatura es fundamental, pero la tienen que dar personas que estén formadas en feminismo. Hay una carencia de memoria histórica: se estudia la Transición pero no los logros del movimiento feminista en los 80. Hay un vacío y una invisibilización de la lucha de las mujeres como sujeto político. Te diría que hay muchas jóvenes hoy que no saben qué mujer fue la que consiguió el derecho al voto en el Estado Español. Mujeres como Nuria Varela o Begoña Zabala aquí en Euskal Herria están recogiendo ese testigo. Para que el feminismo llegue a los colegios vamos por buen camino. Para mí las nuevas generaciones vienen muy potentes y cada vez empiezan antes. No sé, yo tengo esperanza.

En el libro también abordas el tratamiento sensacionalista y poco ético que los medios le aplicaron al caso, pero tu punto de vista es algo diferente al discurso general. No crees que esto fuera necesariamente el nacimiento de la telebasura, sino que fue el poder social el que se sirvió de los medios para afianzar el statu quo, ¿por qué piensas esto? 

Desde la perspectiva periodística, se considera que con la emisión del programa De tú a tú de Nieves Herrero el 28 de enero de 1993 [cuando se hallaron los cadáveres de las tres jóvenes] la tele entra en otra era y va a nacer la telebasura. Yo discrepo: ese antes y después no creo que se diera, o no del todo, en los medios. Los medios forman parte del aparato social machista que va a utilizarlos para divulgar a gran escala terror sexual, para tratarlo como un suceso. Esto va a impedir repensar el crimen en términos políticos, no se va a hablar de los derechos que los hombres detentan sobre las mujeres y sus cuerpos, sino que se va a montar un reality alrededor.

Además, señalas que Nieves Herrero, sin eximirla de toda la responsabilidad respecto a cómo cubrió el caso, se llevó la peor parte de las críticas, y ahí detectas misoginia.

Para nada descargo la responsabilidad que tuvo, pero Paco Lobatón [que ese mismo 28 de enero emitió un especial de Quién sabe dónde] usó los mismos recursos que ella y quedó como un periodista serio y de rigor. Comentarios de columnas de opinión o editoriales del día después hablaban de ella en términos machistas. Uno decía que no debería volver a presentar un programa de televisión y que se tendía que volver a su casa a fregar.

En una entrevista en Pikara Magazine hace poco comentabas: “Entre contar qué está sucediendo y promover el terror sexual la línea es muy fina. Yo tenía ese miedo al escribir el libro: producir lo que estaba tratando de denunciar”. Creo que es un miedo compartido por muchas compañeras periodistas a la hora de informar sobre violencia machista. ¿Cómo crees que podemos evitar esto de caer en lo que queremos evitar?

En mi caso, el crimen me afectó directamente, y tuve miedo de enfrentarme a lo que me generó tanto terror. Hay muchas mujeres que tienen los detalles muy corporizados. Me he dado cuenta de que no hay manera de deconstruir el relato del terror sexual si no lo miramos de frente. Sin embargo, yo tenía herramientas teóricas y empiezo y cierro la historia, pero cuando hay que hacer el seguimiento de una noticia surgen dificultades. Imagino que a unos más que otros: hay una diferencia clara entre las periodistas con formación feminista y los que no la tienen. Es esencial tratar de nutrirnos de las herramientas que otras compañeras utilizan para contar la noticia desde otro lugar, es fundamental compartir conocimiento. Todo lo que tenga que ver con detalles morbosos o con la vida de la mujer agredida y todo lo que impida repensar el crimen en términos políticos sobra.

Para terminar, concluyes con lo necesario que es producir contrarrepresentaciones del terror sexual. Por ejemplo, Teoría King Kong, un ensayo en el que Virginie Despentes habla sobre su propia violación y que cuentas que te influyó al escribir este libro, es una de estas contrarrepresentaciones .¿Qué otras conoces y piensas que otras mujeres deberíamos empezar a conocer?

Empezar a nutrirse de literatura feminista es súper importante, el feminismo crea contrarrepresentaciones constantemente. Muchas mujeres lo están haciendo, ya sea desde el humor, el teatro, la música. En general, cualquier grupo feminista, desde el más pequeño hasta el más numeroso, está creando. Un buen artículo o una buena reseña de un libro feminista es una contrarrepresentación. Tú puedes producir contrarrepresentaciones.

 

Entrevista publicada en Eslang el 17/04/2018

 

 

 

]]>
<![CDATA[ Nerea Barjola: «Alcàsser no deja de suceder y la única forma de pararlo es el feminismo»]]> Nerea Barjola: «Alcàsser no deja de suceder y la única forma de pararlo es el feminismo»

 

Por Patricia Reguero / Imagen David Fernández

Conceptualizar el crimen de Alcàsser como una narrativa sobre el peligro sexual es lo que hace Nerea Barjola en Microfísica sexista del poder, el caso Alcàsser y la construcción del terror sexual (Virus, 2018). Del mismo modo que el relato construido en torno a Jack El Destripador en el Londres de finales de siglo XIX sirvió para marcar los límites a las mujeres en un momento de transgresión, la narración sobre Alcàsser se utilizó para disciplinar a una generación de mujeres tratando como un “suceso” lo que es en realidad, dice la autora, “un régimen político”.

“Creo que los medios de comunicación no solo producen y reproducen violencia sexual, sino que son violencia sexual”, explica Barjola, que en el libro que presenta esta tarde en Madrid desentraña los discursos que a través de Nieves Herrero o Paco Lobatón calaron en miles de jóvenes. Su texto destripa estos relatos para resignificar la narración y “utilizar la fuerza patriarcal para contrarrestar y destruir su narrativa”.

La primera frase que he subrayado en tu libro es esta: “Alcàsser es un régimen político”... que se nos presentó como un “suceso” libre de intención. ¿Quiénes son o quiénes somos la generación Alcàsser?
Evidentemente el relato Alcàsser interpeló directamente a las mujeres más jóvenes porque estábamos sintiéndonos identificadas con lo que les había ocurrido a ellas. Pero la generación Alcàsser no somos solo las jóvenes que sufrimos el impacto del relato, fue un relato que impactó a todas las mujeres de la década de los 90, y a las más jóvenes de una manera mucho más cruda.

Sitúas la creación del relato de Jack el Destripador como respuesta a un contexto en el que las mujeres comenzaban a transgredir algunas normas, como explica Judith Walkowitz en La ciudad de las pasiones terribles, narraciones sobre peligro sexual en el Londres victoriano (Cátedra, 1995). ¿Qué estaba pasando aquí en los años 90 para que se diera esa “disciplina” del régimen? ¿qué ponía en peligro el statu quo?
Fundamentalmente en la década de los 90 lo que hay es un contexto feminista potente que venía de trabajar en la década de los 80 y de abrir caminos de avance para las mujeres, y lo que ocurre es que ya están incorporando esos caminos que había trabajado el movimiento feminista. Entonces, cuando analizas el relato de Alcàsser te das cuenta de que esos pilares que el movimiento feminista había conseguido desestabilizar, todos esos caminos abiertos, son lo que a través de relato van a tratar de restaurar. Hay un llamamiento de ‘las calles no son vuestras’, el espacio público se concibe como peligroso y el lugar seguro va a ser la casa bajo la protección y la autoridad del padre. Y en ese sentido yo hago ese paralelismo con el trabajo de Walkowitz porque, al igual que ella, no me he centrado en ver lo macabro de los actos del crimen sino cuáles son las dinámicas sociales y culturales que permitieron crear ese hito y a qué estaban respondiendo.

Dices que el crimen de Alcàsser “podría haber sido la narración que cuestionara las relaciones de poder entre hombres y mujeres”. ¿Había mecanismo para hacer ese cuestionamiento entonces? En ese sentido, ¿cada nuevo crimen machista es una oportunidad perdida de crear contrarrepresentanciones?
El impacto fue tan potente que en un primer momento no tienes las suficientes herramientas como para responder. Había un movimiento feminista que estaba potente, pero los medios de comunicación expusieron un relato muy crudo. Pero me preguntabas si había sido una oportunidad perdida y no creo que haya sido una oportunidad perdida. Yo, veinte años después, he tenido la oportunidad de analizar y resignificar un relato que a mí me produjo verdadero terror. Sí creo que hay relatos que por sus características se convierten eh hitos, hay un antes y un después. En ese sentido, ese relato lo fue y lo sigue siendo.

Lo interesante sería poder recoger esa fuerza patriarcal que está impresa en ese relato para contrarrestar y destruir la narrativa patriarcal del terror. Y creo que resignificando el relato Alcàsser, o cualquier otro relato sobre el peligro sexual, esa respuesta es legítima venga en ese momento o después. En su momento hubo respuesta por parte del movimiento feminista, hubo muchos artículos de opinión, hubo manifestaciones... lo que pasa es que el aparato patriarcal fue muy potente.

Entonces, sí, totalmente: es una oportunidad y además ese activismo feminista que ya se da en las redes y que es parte de un sector de periodistas es una oportunidad de poner sobre la mesa y de cuestionar las relaciones de poder que hay entre hombres y mujeres y los derechos y privilegios que detentan los hombres sobre los cuerpos y la vida de las mujeres.

¿Crees que esta resignificación se ha dado con el caso de Diana Quer o con el de La Manada?
Lo positivo que destaco del caso de La Manada es todo el movimiento que ha habido y que ha sido una manera de poner las cosas en su sitio y llamar a las cosas por su nombre. El ‘hermana, yo sí te creo’ o el ‘nik sinisten dizut’ en euskera ha sido una campaña para contrarrestar la ofensiva patriarcal y poner las cosas en su sitio desde nuestro activismo feminista, de acompañar a la compañera agredida, y creo que en ese caso sí está habiendo una respuesta muy potente. Y luego indudablemente el 8 de Marzo ha sido un movimiento imparable que ya nadie puede cuestionar y también es una respuesta.

En este “régimen”, ¿qué papel juegan los medios? ¿Pueden ser aliados de las mujeres?
Creo que los medios de comunicación no solo producen y reproducen violencia sexual como si fueran un ente ajeno, los medios de comunicación son violencia sexual porque están formados y constituidos por el conjunto social. Claro que pueden ser aliados, siempre y cuando tengan formación y perspectiva feminista. Esos medios está construidos por personas y esas personas forman parte del conjunto social y no solo reproducen, son violencia.

Al nombrar las desapariciones de mujeres como “desapariciones forzosas” haces visible que estas desapariciones son sistemáticas y no responden a un caso aislado, al impulso de un loco asesino...
Para mí era fundamental dejar claro que no desaparecemos, sino que nos hacen desaparecer y que esas desapariciones son sistemáticas y son continuadas. Cuando leemos determinados textos sobre regímenes totalitarios en los que desaparecen personas y vemos que hay un concepto que se utiliza para definir esas desapariciones, pues yo lo que me pregunto es por qué no expropiar este concepto desde una perspectiva feminista y utilizarlo. Como no podemos llamarlo “régimen totalitario” porque nuestro escaso vocabulario en cuestión de conformación de Estado nos lo impide, pues voy a llamarlo “régimen sexista”. Todas sabemos que vivimos en él. Y para mí era fundamental dejar claro que no desaparecemos, nos hacen desaparecer.

“La transmisión de la violencia sexual es plenamente discursiva y enteramente corporal”. ¿Qué quieres decir con esto?
Parto del trabajo de Judith Butler cuando dice que los discursos habitan los cuerpos y crean cuerpo. Entonces la violencia sexual no existe en tu cuerpo porque sino que tiene una base discursiva hay un adoctrinamiento constante a las mujeres desde que somos pequeñas. No sientes miedo porque sí, tienes miedo porque te lo han construido. El relato de Alcàsser fue para muchas mujeres el primer momento en el que sintieron que podían ser víctimas de tortura sexual. Y todos los significados que se filtraron a partir de ahí.

Ese hito luego se ha ido renovando. ¿Necesita el sistema advertirnos periódicamente de este peligro?
Sí, a veces es como cuando te tienes que poner la segunda vacuna de refuerzo, creo que el patriarcado funciona un poco así: introduce la disciplina el terror sexual de esa manera, y luego se va renovando. Y luego cada generación tiene su relato. Las chicas que tienen ahora 20 años entran en contacto con sus propias disciplinas del terror sexual cuando les hablo de Alcàsser, se sienten identificadas aunque no es este su relato.

¿Alguno en concreto?
Por ejemplo, el de Marta del Castillo fue un relato que a cierta generación le afectó, aquí en Bilbao Virginia Acebes, o probablemente Diana Quer… cada generación tiene su relato y está claro que en la década de los 90 fue Alcàsser.

Cuando explicas que algunos ordenamientos jurídicos consideraban que podría existir un “consentimiento arrancado por coacción” pienso en este titular sobre una menor víctima de violación: “Aceptó tener sexo para no ser violada”. ¿Persiste hoy esta idea de que el consentimiento se puede conseguir por la fuerza?
De manera muy sutil… y digo sutil aunque no lo sea, porque lo cierto es que sueltan esos titulares y luego dicen que se ha sacado de contexto… pero queda claro lo que nos quieren decir. Este titular al final lo que dice claramente es que los medios de comunicación son violencia sexual. Detrás de este titular hay una persona que forma parte de los medios y del conjunto de la sociedad, y que con ese titular está haciendo apología de la violación. Lo que no puede ser es que no tenga repercusión, que no tenga consecuencias para quien ha escrito ese titular. ¿No está viendo que está diciendo que una mujer puede ser violada? Ahí lo que se ve es que tiene muy interiorizada esa raíz de consentimiento arrancado por coacción.

Dices que no tiene consecuencias pero creo que sí ha habido titulares, artículos, enfoques, que con un movimiento muy alerta en las redes han tenido consecuencias...
Tiene repercusión en redes pero no tiene consecuencias para quien ha escrito este titular, por mucho menos hay gente en la cárcel con con multas. Lo que nos demuestra esto es que está acorde al sistema social.

Psicópata, depredador, traficante de drogas, atracador, analfabeto… así se hace el perfil de Ricart y Anglés, como monstruos fuera del sistema. ¿Qué hay detrás de esta construcción de lo que es un asesino machista?
Siempre va a haber una tendencia a poner el foco fuera de lo que pueda implicar o responsabilizar al conjunto social. Porque si lo ponemos fuera se les va a conceptualizar como fuera de la sociedad: psicópata o depredador es alguien que está fuera y nunca es el hombre normal, está fuera de lo social y al final es una sociedad que está tratando de proteger su mecanismo y su estructura. Si ponemos la atención fuera, salvamos a la sociedad en su conjunto y no la cuestionamos. Alcàsser y los relatos de ahora comparten patriarcado, comparten las estrategias del patriarcado, y comparten una sociedad machista que busca protegerse a sí misma.

Los asesinos como los de Miriam, Desiré y Toñi, ¿son hijos sanos del patriarcado?
Totalmente, son hijos supersanos del patriarcado.

De Nieves Herrero a Susana Griso, ¿ha habido cambios?
A mí lo que me sorprende es la cantidad de burradas que se pueden llegar a decir todavía hoy en la tele. En los medios en general, pero es que cuando lo ves en la tele me impacta que se sigan haciendo prácticamente las mismas barbaridades. E incluso en su momento, al día siguiente de la noche de De tú a tú, todos los medios escribieron sus editoriales hablando muy mal de Nieves Herrero y luego todos volvieron a reproducir lo mismo durante el tiempo que duró el caso, es sorprendente que no hay esa conciencia de lo que se está haciendo.

¿Por qué elegiste Alcàsser?
Estaba haciendo el máster de Feminismo y Género, llega el momento de hacer la tesina y yo me había leído el libro de Virginie Despentes Teoría King Kong que para mí fue un bombazo y tenía claro que quería escribir sobre la violación como un proyecto político. Empecé a pensar en cuáles habían sido mis relatos y me di cuenta de que un relato que había estado súper presente y que me generó mucho terror fue Alcàsser. Y decido ponerme de frente a ese terror.

¿Cuáles crees que son las aportaciones de tu libro?
Lo principal es que da un porqué a un terror que vivimos una generación de mujeres jóvenes. Cuando lo definen como suceso es como si fuera algo que acontece porque sí, esa lectura nos deja inermes, nos posiciona en el centro de un terror contra el cual al parecer no podemos hacer nada y para mí una de las aportaciones es dar un por qué a la existencia, existe un motivo por el que existe el terror sexual Y creo que conceptualizar algunos espacios que existen pero no tienen nombre, que no sabemos verbalizar o yo al menos no sabía, a mí me ha sanado el hecho de poder poner nombres a cosas que hasta entonces no nombraba.

Y fundamentalmente hablar de ello, que ya no es la aportación de mi libro sino cómo a raíz de hablar de Alcàsser desde otra perspectiva va a haber muchas mujeres que van a hacer frente al terror sexual y van a hablar de lo que supuso para ellas, y lo vamos a resignificar desde nosotras. Me parece que es una aportación colectiva que puede ser muy bonita.

“Alcàsser no deja de suceder”. ¿Cómo cambiamos el relato?
Pues feminismo, feminismo y más feminismo. Cuando digo que Alcàsser no deja de suceder es porque la violencia sexual es una práctica que caracteriza al conjunto social y se comete bajo su cobertura. Entonces en realidad es como decir que la sociedad no quiere que esto deje de suceder. Nos tenemos que poner de frente a esa verdad, de manera honesta, de forma individual y colectiva, y la única forma de llegar a comprender y situarnos en ese punto es el feminismo y la única manera de pararlo es el feminismo.

 

 

Entrevista publicada en El Salto, 12/04/2018

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[ Este acto de memoria histórica, hace justicia (Maria Unanue, Píkara Magazine)]]> Este acto de memoria histórica, hace justicia

Por Maria Unanue

Este libro, que hace justicia al asesinato de Miriam, Toñi y Desirée, será una de esas obras que todas tendremos en nuestra biblioteca. Además de la (re)apropiación feminista de conceptos, descubrirás que la autora se ha tomado la molestia de llamar a las cosas por su nombre: la microfísica sexista del poder y la construcción del terror sexual como narrativa son desenmascarados.

Tengo entre mis manos lo que va a ser uno de los libros más sonados de todos los tiempos y no sé por dónde empezar. Así que empezaré por el principio: GRACIAS. Ha salido publicada la tesis de LA MÁS GRANDE. Lo sé. Lo sé. No digas ni mu. Ponte lo primero que pilles. No olvides calzarte. Sal de tu casa, con la cartera en el bolsillo, acércate a tu librería más cercana y hazte con una copia de uno de los escritos más profundos (y, al mismo tiempo, pedagógico-accesible) que te vas a echar a la cara. Si te dicen que no lo tienen, pídelo. Vale. Ya es tuyo. Ahora sé realista: cancela todos tus planes. Siéntate en un lugar con luz natural, lápiz en mano. Te juro por lo más sagrado que no vas a levantar la vista de esas páginas hasta que no termines de leerlas. Te vas a tapar la boca con la mano. Vas a murmurar “quéfuerte quéfuerte quéfuerte” mientras no quitas ojo a cada uno de los morfemas de esta joya. Después te quedarás mirando al infinito intentando procesarlo todo y saldrás a la calle con una (in)seguridad (in)usual en ti. “LO SABEMOS TODO. Dejaos de paños calientes y disimulos”-te darán ganas de gritar a los cuatro vientos. Querida lectora, ESTE LIBRO FACILITA TODA LA INFORMACIÓN QUE LLEVAS NECESITANDO AÑOS. Propongo que hagamos una quedada todas en masa para leer pasajes de este revelador y revelador escrito y repetir como si fueran mantras: (re)apropiación feminista de conceptos, desapariciones forzosas, homo sacer, mujer pública, nuda vida, tierra de nadie, estado de excepción.

Querida Lectora, por fin ha pasado. Nerea Barjola nos regala la oportunidad de leer las conclusiones a las que ha llegado tras trabajar muy pero que muy duro. Microfísica sexista del poder: el caso de Alcàsser y la construcción del terror sexual, ha salido a la venta este marzo del 2018. Yo lo he leído en dos semanas y media. Veinte días escasos. Estoy en estado de shock. Un shock sólo comparable al que sentí al terminar Calibán y la Bruja en su día. ¿Y sabes quién le ha hecho el prólogo a Barjola? Bingo: la mismísima Silvia Federici.

En 273 páginas más bibliografía, con licencia creative commons, la editorial Virus ha sacado lo que será un antes y un después en la terminología que utilizaremos a partir de YA para denominar lo que nos rodea. No sé cómo abordar esta reseña, porque he aprendido tanto que estoy abrumada de conocimiento y sólo quiero compartir con vosotrxs todos y cada uno de los nuevos conceptos que he aprendido a llamar por su nombre. Por lo tanto no penséis que lo que aquí plasmo son elucubraciones mías, porque sólo parafraseo lo que ella cuenta. Ahora bien, para las más exigentes diré que el contenido te deja patidifusa ( te juro por la santísima trinidad que así es), pero es que cada una de las frases está escrita con un ingenio tan grande, con tal creatividad y con un mimo que yo rara vez he visto en la Academia (Comillas, guiones, paréntesis) que pareciera que la autora, nacida en 1980 en Santurtzi, no sólo es doctora en Género y Feminismos por la Universidad del País Vasco, sino que con una prosa muy poética hila absolutamente fino, y con el estilo cómplice, ameno y claro que le caracteriza, hace que a ratos sueltes con media sonrisa un: “qué zorra”. No se puede ser más lista. Derrocha ingenio. El ensayo de Barjola es directo y al mismo tiempo tan cuidado y trabajado, que en cada lectura de la misma frase encontrarás varias maneras de dar significado a lo que acabas de leer. Yo a punto he estado de sufrir ese famoso Síndrome de Sthendal y caerme de culo, cosa que parece mentira si se tiene en cuenta que el tema a tratar no es ni más ni menos que la normalización de la violencia sexual en nuestra sociedad.

Este acto de memoria histórica, hace justicia al asesinato de Miriam, Toñi y Desirée y esclarece las causas y sobre todo las consecuencias del bochornoso y dantesco espectáculo que en 1990 dieron los medios de comunicación de la mano de una sociedad española con mucha gana de carnaza y poca gana de reflexión. Sin un ápice de sensacionalismo y con todo el rigor y respeto del mundo, conceptualizando una visión de la violencia sexual que hasta ahora era totalmente maniquea, Nerea Barjola deja en evidencia que cuando mujeres jóvenes se aventuran al espacio público, el peligro asoma. Lo que a mí se me escapaba, es que este mencionado peligro AFORTUNDAMENTE es doble: por una parte quienes transgreden la norma ven su vida en peligro debido a la desprotección absoluta de un estado irresponsable y poco crítico al que le conviene un análisis superficial de una sociedad que no ve el machismo ni la violencia sexual como algo estructural; por otro lado, ATENTAS, es ese mismo estado el que cuando una mujer decide no obedecer y actuar como si no hubiera peligro, ve su statu quo en peligro y por lo tanto actúa para coartar esa osadía. Cuando tres adolescentes se atreven a hacer uso de lo que consideran que es su libertad, todo tiembla. Los mecanismo aleccionadores, los castigos, la cultura del miedo, se pone en funcionamiento precisamente porque lo que hasta ahora se entendía como regla no escrita, pasa a estar en entredicho y deja de tener valor. Y claro, perder el control de sus privilegios, asusta a cualquiera que los tenga. Dice Barjola que al frecuentar ciertos lugares en ausencia masculina, sin protección de un hombre, (por mucho que sean tres o un regimiento entero) las mujeres en tierra de nadie pertenecen a cualquiera, o lo que es lo mismo: a todos. Y es que la mujer pública es aquella a la que hacen sentir irresponsable, pero que en realidad con conciencia o sin ella, se arriesga a ignorar las reglas del juego y prueba a pertenecerse sobre todo a sí misma, dando un paso hacia adelante. Bien sea por desobedecer, por falta de miedo, por no haber interiorizado ese mensaje aleccionador o por casualidad, las mujeres que no se sienten intimidadas por ese relato de terror sexual de sobra conocida por todas, pasan a ser las propias protagonistas de su (nuda) vida.

En una sociedad con María Teresa Campos al frente que televisa(ba) estupideces que deja(ba)n entrever mensajes como que la libertad de la juventud reside en ser lo suficientemente responsables para no hacer uso de esa libertad que (supuestamente) tienen, no es sorpresivo que un amplio ejército de expertos, numerarios de las tertulias televisadas, culpabilicen a las mujeres, a la juventud, al supuesto libertinaje post dictadura que se daba en los 90, o a la mismísima Yoko Ono si se hubiera terciado, con tal de no responsabilizarse y responsabilizar a las relaciones de poder entre hombres y mujeres, al machismo recalcitrante y al pavor que sentían ante un Movimiento Feminista que sin dar un paso atrás iba conquistando espacios como el divorcio, los métodos anticonceptivos, la planificación familiar, el aborto parcial con la ley de plazos o la posibilidad de sentir las noches y las calles como propias. En este contexto histórico, con esta climatología social y con la que está(ba) cayendo, no se sabe con certeza quién tiene realmente el poder, pero se sabe de sobra quién NO lo tiene. Lo que sí es de prever es que cuando tres adolescentes deciden hacer autostop de noche y salir de fiesta a una discoteca, lejos de responsabilizar a las fronteras que las mujeres debemos afrontar como límites de lo que podemos y no podemos hacer por el mero hecho de ser mujeres y por ende ciudadanas de segunda, la tormenta discursiva caiga sobre quien actúa como si no fuera el ser inferior que se le ha conferido ser: ¿tú mujer joven no has tenido la decencia de autolimitarte? ¡¿Cómo osas?! En los medios, para ganar audiencia simularemos un escándalo con fines (presuntamente) regeneradores, en vez de tratar tu caso como política lo llamaremos sucesos (“algo que acontece”, “la excepción”) y esconderemos a toda costa que las salidas nocturnas habían sido una experiencia masculina hasta entonces y que sólo empezaron a ser un problema cuando las mujeres se incorporan a ella. Además, para que la vida tal como la conocemos y el hombre civilizado “normal” queden eximidos de toda culpa, simularemos que hay un hombre del saco incivilizado, un hombre animal por ahí suelto que actúa de manera imprevisible e incontrolable. Y tú, mujer imprudente, o tu madre que no te ha cuidado lo suficiente, sois quienes pagaréis con vuestra vida y vuestro dolor el haber transgredido la norma o el no haberla inculcado lo suficiente.

¿Cómo te quedas? Te repito que todo lo que aquí escribo es copy paste de Barjola, no te vayas a pensar que me lo he inventado yo. Lo que descubrirás con esta obra es que la autora ha tomado la molestia de llamar a las cosas por su nombre: la microfísica sexista del poder y la construcción del terror sexual como narrativa son desenmascarados, además de establecer un paralelismo con el caso de los asesinatos de Jack el Destripador en la época vitoriana. El modus operandi de la opinión pública, los medios y las autoridades es tan similar, que parece que fue ayer. Lo vas a ver clarísimo. De repente todo cobra sentido. Y lo cierto es que seguiría eternamente, pero creo que lo mejor es que sigas leyendo y teorizando de su puño y letra.

La ópera prima de Nerea Barjola será una de esas obras que todas tendremos en nuestra biblioteca. Al terminarla una amalgama de sensaciones entre las que se encuentran haberse hecho justicia, haber tomado conciencia y salir a la calle con ganas de lucha feminista, te invade por completo. Si este 8 de marzo hemos salido en masa en un acto histórico sin precedente, os digo que el que viene gritaremos frases de este libro todas a una por la Gran Vía. Es una lectura necesaria. Una sobresaliente disección de nuestra sexista sociedad . Es el pellizco que veníamos necesitando todas para avisarnos de que ya es hora de actuar. Hemos demostrado con las ilusionantes, esperanzadoras y pasmosas movilizaciones de este 8 de marzo que el movimiento feminista empieza a recibir el reconocimiento que se le ha estado negando un siglo. Sigamos haciendo justicia (NUESTRA justicia), con conocimiento y una retrospectiva de lo que las feministas de base llevan haciendo por todas nosotras años y años. Nerea Barjola nos lo regala por escrito. No dejéis de contribuir a que se corra la voz.

 

 

Reseña publicada en Píkara Magazine, 21/03/2018

 

 

 

]]>
<![CDATA[ Alcàsser no deja de suceder (Carolina León, Estado Crítico)]]> Alcàsser no deja de suceder

 

Por Carolina León

¿Por qué retrotraerse al crimen de Alcàsser para construir un análisis del discurso sexista y de su capacidad para amoldar actitudes y domesticar estilos de vida? ¿Desde aquel 1992 nuestro entorno no ha aprendido nada? ¿La televisión y la prensa escrita no han dejado de narrar “sucesos” de violencia sexual o asesinatos machistas exclusivamente en clave individual, cuestionando a la víctima (por dónde andaba, qué ropa llevaba, cómo se relacionaba) y exculpando o suavizando la responsabilidad del victimario (“siempre saludaba en el ascensor…”)? Así es, para aquellas que estéis cabeceando: poco ha cambiado todo.

Tengo pocos recuerdos del episodio que mantuvo en vilo a todo el país durante seis meses y hasta cuatro años más tarde, las “desapariciones forzadas” (como insiste en llamarlas la autora) de tres jóvenes valencianas; en mi casa por entonces estaban prohibidos los canales privados. Aún así tengo inscritos los nombres de Miriam, Toñi y Desirée y sus historias como “lo que te puede pasar” si te saltas algunas normas. ¿De qué normas estamos hablando? ¿Qué actitudes o comportamientos justificarían el rapto, violación, tortura y asesinato de tres adolescentes? Era muy joven, éramos todas muy jóvenes y también lo era nuestra “democracia”, así como los logros del movimiento feminista que había acompañado el final del franquismo y la transición. Por eso, sobre todo por eso, este libro revisa algo que resulta fundamental.

Según Nerea Barjola en esta Microfísica sexista del poder, el relato (que no el “suceso”) de Alcàsser habría constituido una baza reaccionaria contra las incipientes libertades (de movimiento, de acción, sobre sus cuerpos o sus decisiones vitales) conquistadas por las mujeres muy poco tiempo atrás, y mal asentadas por entonces. A lo largo de la lectura de este libro se puede sentir que aquella sobreabundancia mediática fue algo así como el castigo colectivo que se le planta a todo un aula cuando uno solo entre cuarenta alumnos ha dejado caer el lápiz; o como un estado de sitio implantado en una ciudad tras unas barricadas purificadoras. Pero se trató de otra cosa, más sutil y más total. Más libidinal. Se trató de aplicar un microscopio minucioso sobre las vidas, los cuerpos (torturados, muertos) y la biografía de las víctimas, sobre los que las rodeaban, sobre sus amistades y costumbres, cada noche durante semanas y meses en horario de máxima audiencia, para (re)instalar domesticación y disciplina no directa, sino incorporada en toda una generación de mujeres. O más.

Se trata, según la autora, de la disciplina del terror sexual a través del relato, diseminado en cientos de horas de programas y piezas escritas. Barjola hace este ejercicio y convence. Sin amarillismo ni morbo, como investigadora y analista, describe el contexto: algo más de década y media después de la llegada de las “libertades democráticas”; tras el recorrido de la lucha feminista, que hasta entonces se asienta en micropolíticas antes que en cambios a nivel macro; y revisa todo el proceso del caso, desde la desaparición de las tres jóvenes hasta el juicio, con el foco puesto en qué contaron, exhibieron y expandieron los medios, armada de algunas herramientas discursivas (Foucault, Agamben, Butler, y otros cuantos) y algunas de investigación, como las historias de vida de mujeres que incorporaron todo aquel terror a su devenir cotidiano.

Biopoder, estado de excepción, nuda vida, tierra de nadie: para aceptar que tres jóvenes fueron desaparecidas en un pueblo valenciano, contra su voluntad, y todo lo que ocurrió después, hace falta establecer una jerarquía de las vidas y unos condicionantes eximientes (o culpabilizadores) de la violencia. Barjola nos pone frente a un espejo incómodo, el mismo que muestra una sociedad que acepta sin mucho tembleque las 50-70-100 muertes por violencia de género cada año. ¿Fue la sociedad española la que torturó y asesinó a estas muchachas? No, pero las juzgó de forma colectiva, a través de su relato.

No es difícil canalizar a través de este libro otros relatos recientes de violencia sexual, por poner un ejemplo el caso de “la Manada”: cuestionamiento mediático y social; culpabilización de la víctima; exculpamiento (o intento de) de los denunciados. Pero en 1992 no se contaban con las mismas herramientas de análisis del discurso, y el movimiento feminista, muy presente y activo en la transición, había quedado de algún modo arrinconado ante tanta “libertad sin ira” como de pronto disfrutábamos. Así que no fue difícil recurrir a la espectacularidad, el morbo y toda la parafernalia (en un momento de despegue de nuevas cadenas compitiendo por la audiencia) para generar un relato que hiciera retornar a las nuevas generaciones de mujeres a “su lugar”. Eso consigue hacer este ensayo: radiografiar las estrategias del disciplinamiento de los cuerpos y vidas de las mujeres de aquel momento, y su ola de influencia hasta el presente.

Todo eso lo procuró el “relato del terror sexual” anclado en el caso Alcàsser. Uno que no ahorró suciedad ni carta marcada, que destripó hasta el último rincón de la intimidad de las mujeres y que vistió a los presuntos ejecutores de hombres aproblemados o fallidos (y, por si fuera poco, homosexuales). A través de este análisis, el último tercio del libro se dedica a describir la influencia ejercida en aquellas a las que estaba destinado. Mujeres que aprendieron, a través de la exhibición minuciosa de las torturas que sufrieron las jóvenes, que no debían ir solas (sin hombres) a sitios apartados de los núcleos urbanos; que no debían hacer autostop (práctica donde se inscribían todos los peligros imaginables); que su libertad de movimiento estaba condicionada y coartada; que sus cuerpos eran territorios a invadir en cualquier circunstancia y que la culpa siempre la tendrían sus decisiones y estilos de vida; que debían contar con la protección de los “hombres buenos”; mujeres que sabrían por siempre jamás que si sufrían un asalto, una agresión, una violación o cualquier otra amenaza sería por su culpa y responsabilidad. El crimen de Alcàsser extiende sus tentáculos hasta nuestros días y ninguna, ni ninguno, de nosotras hemos evitado transmitir a las más jóvenes la prevención sobre sus trayectos, ropa, porciones del cuerpo a exhibir, elección de compañía. No todo es Alcàsser, pero Alcàsser no deja de suceder.

“Los relatos”, dice Barjola, “son campañas de terror sistemáticas con un objetivo específico: el control y la vigilancia sobre el cuerpo y las actitudes de las mujeres”. Microfísica sexista del poder es una adaptación de su tesis, y esto no es un problema para su lectura y comprensión, aunque a veces el lector desea ver los argumentos extenderse hacia otros episodios del presente con los que el caso, obviamente, se conecta. Pero su detalladísimo análisis del discurso es una herramienta de por sí, y por tanto un contra-argumento. Algo como aquel crimen sexual ya es difícil hacerlo pasar por una consecuencia de las actitudes de la víctima, aunque queda mucho camino por delante. Hemos cambiado, crecido y mejorado las armas con las que oponernos a los “relatos del terror sexual”, que no han dejado de existir. El movimiento feminista se ha dotado de nuevas herramientas y hoy es capaz de contestar con “contra-representaciones” que son “el mejor antídoto contra el universo victimista, culpabilizador, agresivo y violento de las retóricas patriarcales”. Esto es: que lo que te suceda es responsabilidad tuya, ya sea por ponerte esa ropa o por andar por esa calle. Y una “contra-representación” acertada, afilada, atinada y viral fue el lema #MeToo, tan vital para tantas mujeres.

Quizá esas contra-representaciones de las que habla la autora hacia el final no podrían haber evitado un crimen como aquel, pero sí podrían haber dado fruto a un relato distinto, en el que no se revictimizara a tres jóvenes desaparecidas y asesinadas por querer llegar a divertise en una discoteca, veintiséis años atrás. Enfangarse ahí, hoy por hoy, es imprescindible para abocarnos a un tratamiento de la violencia sexual que ponga cada cosa en su lugar. Las jóvenes de Alcàsser no fueron víctimas de un “suceso” por los errores cometidos, sino víctimas de un sistema patriarcal que toma vidas cuando lo cree oportuno y aprovecha para dar lecciones a todas las mujeres mediante sus agentes sociales, propiciando la autocontención y el cohibimiento de aquellas para mantener el statu-quo. Este libro es una herramienta excelente para una nueva lectura del terror sexual.

 

 

Reseña publicada en Estado crítico, 9/04/2018

 

 

]]>
<![CDATA[ Nerea Barjola: "El mur al terror sexual és el feminisme" (Directa)]]> Nerea Barjola: "El mur al terror sexual és el feminisme"

 

 

Per Anna Celma

El cas Alcàsser, l’any 1993, es refereix a la desaparició forçada de tres noies valencianes -Antonia Gómez, Desireé Hernández i Míriam Garcia- quan es desplaçaven cap a una discoteca. Miguel Ricart i Antonio Anglés van ser els autors de l’abducció i posterior violació, tortura i assassinat de les joves. Nerea Barjola analitza a Microfísica sexista del poder la relació de complicitat entre els mitjans de comunicació i el sexisme patriarcal que perpetuen les violències contra les dones a través de la cobertura que es va donar al crim. En el pròleg, escrit per Silvia Federici, l’escriptora italiana conclou que “els mitjans no són espectadors passius, sinó participants d’un projecte polític que és l’equivalent a la cacera de bruixes”. En conversem amb Barjola.


Per què vas escollir estudiar aquests assassinats?

Tenia tretze anys en el moment del crim d’Alcàsser. Fins aleshores no sabia que pel fet de ser dona em podia passar allò que els va ocórrer a les tres adolescents. Més endavant, al Màster de Gènere de la Universitat del País Basc, vaig decidir estudiar la violència sexual i els mecanismes que condicionen les quotidianitats de les dones. Aleshores em vaig adonar que el meu primer relat de terror sexual va ser aquell crim. També el més terrorífic, perquè els mitjans de comunicació ho van publicar absolutament tot i van fer un tractament de la notícia terrible. No hi ha detall que no coneguem. Però cada generació té el seu propi relat sobre el perill sexual: hi ha dones que han viscut el de Marta del Castillo o recentment, el de Diana Quer.
 

El crim d’Alcàsser passa a principis dels 90. Pots resumir-nos la connexió amb el moment històric en què es dóna? Quins efectes té?

Per explicar aquesta associació i la importància de contextualitzar el crim d'Alcàsser he de parlar del text de Judith Walkowitz “La ciutat de les passions terribles. Narracions sobre el perill sexual a la Londres victoriana” (1995), on estudia els crims comesos el 1888 per Jack l'esbudellador. Walkowitz no investiga els assassinats ni el macabre d'aquests: posa el focus en les dinàmiques socials i culturals del moment històric. S’adona que els crims es produeixen en un moment de feminisme efervescent. Les dones de classe mitjana estan començant a prendre l'espai públic. Llavors es construeix un relat al voltant dels assassinats que funciona com un avís alliçonador a totes les dones.
 

En el crim d'Alcàsser hi ha un patró similar?

Extrapolo la idea i veig que hi ha un moviment feminista a la dècada dels 80 molt potent que desestabilitza mites i estereotips. El crim passa quan s’estan començant a incorporar noves llibertats. S’havien assolit avenços en matèria penal i legislativa, amb canvis socials associats: la llei del divorci, dels anticonceptius, la reforma de l'avortament… que, a la pràctica, resultaven en una autonomia de les dones. Era un atac frontal a la institució de la família imposada pel franquisme.
 

I quin impacte té Alcàsser?

Tot allò que el feminisme va desestabilitzar es va intentar restaurar a través d’aquest relat de violència sexual: el retorn a la llar per a les dones com a sinònim de seguretat i la pèrdua de l’autonomia del teu cos i de l’accés a la llibertat sexual. La violència masclista és normativa. No són fets aïllats. Contextualitzar els crims de violència sexual és important per entendre’ls.
 

Es pot relacionar la idea de Walkowitz de les “dones públiques” amb la “terra de ningú” que desenvolupes al teu llibre?

Clar, precisament articulo aquest concepte com l’espai en el qual transita la dona pública. Terra de ningú és la possibilitat que el sistema heteropatriarcal habilitarà perquè les dones, en absència de protecció masculina, siguem públiques: és a dir, de tots o de qualsevol. Som dona pública quan no tenim un home al costat.
 

Aquesta idea de ser d’un home em fa pensar en una vinyeta recent de Flavita Banana on un senyor pregunta a un nodrit grup de dones que si aniran elles soles a la vaga.

Això mateix, milers de dones soles vam anar a fer la vaga (riu).
 

Llavors, les amenaces de les violències sexuals es tradueixen en una demanda de reclusió de les dones a l'espai privat. Et va passar?

A casa meva no vaig tenir aquest bombardeig de “no vagis per aquí sola, no parlis amb desconeguts”. Però sí una violència més subtil, relacionada amb la disciplina del terror sexual que teoritzo. No és només que rebis avisos correctius: consisteix en la por terrorífica a què em pugui passar tot el que els hi va passar a elles. Jo vaig sofrir moltíssima por, però no la vaig verbalitzar.
 

No ho vas explicar perquè està tan incorporada que es fa natural?

Ho tenim automatitzat. Mecanitzes la por i les reaccions en resposta. L’avís alliçonador és silenciós, constant i pervers. Per això, el mur al terror sexual és el feminisme. Ho combatem amb l'autodefensa feminista. Alhora, és feminista no flagel·lar-se per sentir aquesta por.
 

Quines alternatives hi ha davant de la por restrictiva? Perquè fins i tot estratègies de protecció mútua o d’autoprotecció sovint resulten en un monitoratge perpetu de les dones. Per exemple, trucar-nos, avisar quan arribes a casa, quedar-te a dormir amb persones conegudes per no tornar sola de nit...

De cara a la criança no és fàcil traslladar precaució sense traslladar por. Però ambdues s’han de contextualitzar: vivim en un sistema heteropatriarcal en què la violència masclista és una amenaça real. Educar en el feminisme és l'única fórmula.
 

Em fas pensar en el moviment Me Too i en molts homes que han dit que no sabien que aquestes violències sexuals passen cada dia.

Aquesta afirmació tan rotunda, “no m'imaginava que us passés això”, em sembla una fal·làcia. Han de fer un exercici d'honestedat. Ells saben perfectament quins són els seus privilegis, coneixen els drets que posseeixen sobre la vida i els cossos de les dones. Saben de què estem parlant quan diem que tenim por. I molts d'ells ho practiquen.

És especialment pervers quan es dóna a espais que, en principi, es designen com a feministes.

O d'esquerres (riu).
 

Tornant al llibre, expliques que les dones no desapareixem, sinó que ens fan desaparèixer. És semblant al “no morim, ens maten” que combat la tendència dels mitjans a invisibilitzar els feminicidis. Per què la violència contra les dones s’entén com un fenomen natural?

Quan una societat construeix un relat que culpabilitza a la víctima està protegint les seves estructures fundacionals. Els relats de perill i de terror busquen perpetuar el masclisme, el sexisme i la violència sexual. A partir d’aquí, empro el concepte de “desaparició forçada”, les desaparicions en règims autoritaris. Ho trasllado a les nostres societats, que també són autoritàries: es tracta de règims sexistes que ens estan fent desaparèixer. Necessitava una idea que em permetés articular que la violència està naturalitzada perquè la vida de les dones, en un sistema heteropatriarcal, no val res.
 

Abans has citat alguns noms: Diana Quer, Marta del Castillo… Quins altres casos hi ha de relats comunicatius que han revictimitzat i construït terror sexual a través de crims contra dones?

La pregunta seria: quan hi ha hagut un relat que no les culpi per tal de construir terror sexual? No en conec cap on no s’hagi acusat la víctima directa i/o a les dones de l’entorn: la mare, les amigues…
 

Les violències sexuals són una xifra negra, que siguin invisibilitzades també és sistèmic?

Clar, perquè si dius que has sofert una violència sexual pateixes una violència doble: la de l'agressió i la social quan no se't creu. Combatre-ho amb feminisme és molt important, insisteixo. Les campanyes de “Germana, jo sí et crec” són vitals. És un posicionament polític feminista que ho canvia tot enfront d'aquest relat de terror i de culpa.
 

En parlar de terra de ningú, feies referència a homes desconeguts. Quan els agressors són coneguts, ja no és extrapolable?

Improvisaré per contestar. Podríem parlar de terra de ningú fins i tot quan són coneguts en el sentit que moltes dones són assassinades per parella o exparella quan ja estan separades i les assassinen al carrer. El fet que la vigilància no sigui sobre els agressors en els casos de violències de gènere, sinó que es coarti la llibertat de les víctimes, és terra de ningú. Facilita un espai en el qual existeix la possibilitat que ell pugui decidir sobre la vida i el cos d'ella. La forma que té la societat de protegir la dona agredida és castigant-la i ficant-la a casa, altre cop. O coartant la seva intimitat. Hauria de ser al revés!
 

Com vas abordar les entrevistes al voltant del crim d'Alcàsser per al teu llibre?

Hi ha molts testimonis que s'han quedat fora perquè la meva perspectiva és feminista: prioritzava respectar les fonts. Van parlar amb mi perquè els va semblar interessant la proposta de resignificar el cas Alcàsser.
 

Llavors heu fet memòria històrica?

Clar! En el llibre em centro en un moment i entorn concret, però després m'han arribat molts altres testimonis. Hi ha moltes dones que se senten interpel·lades. Fem memòria social en recuperar aquest crim des de la perspectiva feminista.
 

Es deixa de posar el focus en el moment informatiu candent i se li dóna importància no només pels fets sinó per les conseqüències d’aquest crim?

Això mateix. L’important són les disciplines que traslladen els relats de perill sexual. Especialment amb una cobertura mediàtica tan crua… No és fàcil oblidar-ho. De fet, per moltes de les entrevistades, Alcàsser segueix suposant un tabú. Reviuen aquest terror. És necessari reconstruir un relat sense morbositats, perquè cada cert temps aquest crim reapareix en els mitjans de comunicació.
 

Ah sí?

Netflix ara vol fer una sèrie-documental. De què parlaran? Ens ho podem imaginar. Fins i tot em sembla contradictori: si és documental quines són les vostres fonts? Com les tractareu? Teniu perspectiva feminista? Hi haurà un debat que permeti repensar com tractem els crims de violència sexual o voleu tornar a fer “oci”, com ja va passar als 90? És una precaució que hem de tenir enfront del tractament de la premsa en aquestes violències. Alhora, he pogut parlar sobre el meu treball amb estudiants de Periodisme. Ara hi ha moltes més joves periodistes conscienciades i a poc a poc aconseguirem, entre totes, canviar la forma en què se'ns tracta en els mitjans de comunicació.
 

Alguns dels programes que al seu moment van tractar el cas d'Alcàsser amb morbositat i manca de respecte es van sumar a la vaga feminista el passat 8 de març. Ana Rosa Quintana i Susana Griso, per exemple. Què en penses?

Doncs que del que és important parlar és de les dones que estan en treballs precaris i s’ho van jugar tot fent vaga. També de les treballadores de la llar que no van poder parar aquell dia però van penjar els seus davantals al balcó. De tot el treball, de l’organització impressionant i de la militància feminista que ha fet una fita històrica. És obvi: les dones que em cites no tenen rellevància en aquesta mobilització. Importen les que s’ho van jugar tot per defensar els seus drets als carrers. És veritat que tant Susana Griso com Ana Rosa Quintana mouen un sector de població que s'ha vist interpel·lat, però aquesta interpel·lació no l'han feta les presentadores, sinó les companyes feministes. Són elles les que han aconseguit que fins i tot persones com Griso i Quintana no poguessin ignorar la vaga, que es veiessin forçades a posicionar-se perquè no podien obviar-la.

 

 

Entrevista publicada a la Directa, 20/03/2018

 

]]>
<![CDATA[ El relat sobre la violència sexual (Levante-EMV)]]> El relat sobre la violència sexual

 

Per Carme Miquel

 

En les darreres setmanes estem vivint moments d‘efervescència en la lluita feminista. I aparellada a aquesta s‘està produïnt una major visibilització de les diverses situacions que afecten negativament les dones en els diferents àmbits socials. Bona és aquesta visibilització si aprofita per conscienciar i contribuir a la superació de les desigualtats. Val a dir no obstant, que la situació de subordinació que històricament vivim  les dones, a més de visualitzada necessita ser analitzada i interpretada per saber què és allò que realment la provoca i com els rols que el sistema patriarcal adjudica a la dona perpetuen la situació.

En aquest sentit m‘ha semblat molt interessant un llibre que acaba d‘aparéixer, referit a la manera de comunicar la violència sexual. Es tracta d‘un assaig fruit de la tesi doctoral de la seua autora, Nerea Barjola, i publicat per editorial Virus que té per títol  “Microfísica sexista del poder“. Es tracta d‘un estudi que pren com a punt de partida l‘anomenat “Cas Alcàsser“, i analitzant-ne diferent aspectes, fa un plantejament general sobre la dinàmica del poder que utilitza el relat sobre el perill sexual com un mecanisme de sotmetiment de la dona. L‘autora, a partir d‘una exhaustiva investigació, mostra en el llibre diferents episodis de violència sexual contra les dones en diferents moments històrics i en diferents països i el relat que sobre els mateixos ha fet en el seu moment la premsa i la literatura. Un plantejament molt present en la literatura anglesa del segle XIX, per exemple, fa culpable la pròpia víctima per moure‘s per “territoris d‘homes“ o comportar-se amb lliberat. De la mateixa manera que els discursos socials mediàtics i polítics al voltant del assassinat de les tres adolescents d‘Alcàsser, deixava entreveure sempre que hi ha límits que no han de ser creuats i espais que no han de ser ocupats -eixir de nit soles, fer autoestop, fiar-se de desconeguts...-  Les informacions es convertien en relats de terror sobre el perill sexual i en un avís aleccionador sobre els espais que les dones no han d‘ocupar. Segons l‘autora, després del crim d‘Alcàsser, de la mateixa manera que havia passat en el Londres de 1888, es produí una tendència a resituar les dones en les seues cases i sota la protecció masculina. Una altra semblança entre casos com els esmentats és el paper que la premsa juga en la transmissió del terror sexual. Igual com passà en Alcàsser i com continúa passant en casos semblants més actuals, al Londres del segle XIX les històries sobre violència sexual no només infoníen por sino que també provocaven una certa adicció a les notícies relacionades amb el terror sexual, mostrant les peculiaritats més escabroses. En els casos recents, els moments de dolor, la visió dels espais on vivien les víctimes, el que feien, el tipus de persones que eren, s‘afegeix a la informació sobre les escenes del crim i altres aspectes que alimenten la morbositat i allunyen la reflexió sobre els fets, de l‘anàlisi que cal que ha de ser, sobretot, política.

 

Columna publicada al diari Levante-EMV, 13/03/2018

 

 

 

 

]]>
<![CDATA[ De Alcàsser a Boiro, nuestras desaparecidas (Píkara Magazine)]]> De Alcàsser a Boiro, nuestras desaparecidas

Por Andrea Momoito

Nerea Barjola revive su primer relato de terror sexual en Microfísica sexista del poder. El caso de Alcàsser y la construcción del terror sexual, un libro editado por Virus, que está previsto que se publique en marzo. La suya es una generación marcada por un triple crimen que abrió heridas que aún no hemos sabido cerrar. Una generación de mujeres marcadas por el dolor y el miedo; que temió volver a hacer autostop, que recibió un cruel castigo por tratar de ser libre. Barjola lo tiene claro: los relatos de terror sexual son un mecanismo patriarcal para limitar la libertad de las mujeres. La violación, como explica Virginie Despentes es su imprescindible Teoría King Kong, es un proyecto político. Todas tratamos de sobrevivir marcadas por heridas colectivas que dejan huellas invisibles, pero evidentes. ¿Nuestra mercromina? El feminismo.

Miriam, Toñi y Desirée son los nombres de tres mujeres violadas, torturadas y asesinadas. Su historia forma parte de la memoria colectiva de todo un país que creyó compartir el horror de sus familias por televisión, pero la excepcionalidad de lo mediático de su caso no significa que sus asesinatos sean hechos aislados. Los últimos datos del Ministerio del Interior aseguran que un 43% de las denuncias por desaparición son de mujeres, pero la información no cruza las variables de género y edad, por lo que no podemos saber si esa tendencia es la misma en todos los tramos de la vida o, si por el contrario, por ejemplo, hay más mujeres jóvenes que hombres de la misma edad desaparecidos.

En la hemeroteca de cualquier biblioteca, pero sobre todo en la memoria colectiva de las mujeres, aparecen pequeños recuerdos de desaparecidas. En Aguilar de Campoo, las familias de Manuela y Virginia siguen buscándolas desde 1992. Ni una sola pista. Nada. Ante sus desapariciones, silencio sepulcral y falta de sepultura. La historia se repite mucho después con Marta de Castillo o Diana Quer, ¿y cuántos nombres más nos quedarán por honrar? En Bilbao ninguna placa recuerda a Virginia Acebes, a pesar de que su asesinato conmovió a la ciudadanía vasca a finales de los 90, cuando su cuerpo apareció torturado en el monte Artxanda tras estar alrededor de 48 horas desaparecida. Laura Orue no volvió nunca a su casa de Zeberio en 1999. Su cadáver apareció cerca de allí. El cuerpo de Olga Casas lo encontraron en un colegio de Portugalete y el de Leticia Temiño, en una localidad cántabra. Esto solo en Bizkaia, sin indagar demasiado y en las últimas décadas. Escalofriante.

Quedamos con Nerea Barjola en Bilbao. Revueltas con la oscuridad a la que ella arroja tanta luz en su trabajo.

—Lo tienes claro. El crimen de Alcàsser es un escarmiento a todas las mujeres.

Sí, claro. Es un castigo. Un escarmiento a toda una generación de mujeres jóvenes y libres.

—Lo atribuyes a los avances feministas que se estaban viviendo en el Estado español entonces.

Todo ataque heteropatriarcal se debe a un avance del movimiento feminista y, por ende, de todas las mujeres. La violencia se recrudece con nuestra libertad. No es algo estático. Su función es aplacarnos.

—¿El asesinato de Diana Quer es otro ejemplo? El movimiento feminista cada vez está más presente en la agenda política y mediática.

Es rara la semana en la que no nos encontremos ante un caso así, eso para empezar, pero algunos tienen más impacto en los medios que otros. En el asesinato de Diana Quer veo algunos elementos parecidos: como no podían culparla a ella, se culpabiliza a la madre (que si hace fiestas con hombres, que si es mala madre…) Tú analizas los discursos y la tendencia siempre es culpabilizar a las mujeres, pero tendría que analizarlo con más profundidad, claro.

—¿Pasó lo mismo con las jóvenes de Alcàsser?

Si no les llegaba el dinero para pagar la entrada de la discoteca, ¿para qué fueron? Si solo faltaban unos metros para llegar, ¿por qué se montaron en el coche? Según el relato mediático, ellas se pusieron en el lugar de peligro.

—¿En ese lugar que tú llamas ‘tierra de nadie’?

Sí. Es el lugar simbólico en el que las mujeres están en ausencia de protección masculina y, por tanto, pueden ser de cualquiera o más bien de todos.

—¿Una plaza de Iruña llena de gente en Sanfermines también es ‘tierra de nadie’?

Sí, porque no es un espacio desértico. Es una posibilidad simbólica, que el conjunto de la sociedad habilita y protege.

—En el libro insistes en la tendencia a buscar culpables y no responsables en estos casos.

Claro. Buscar responsables significa responsabilizar a la sociedad. En los juicios, pero también la ciudadanía, se buscan sólo culpables. Si se buscaran responsabilidades se iría a la raíz del problema y no se permitiría, por ejemplo, que programas como Espejo Público se enriquezcan con la violencia y la tortura de mujeres. ¿Cómo no está destituido un señor como Nacho Abad que escribió un tuit en el que preguntaba si el juicio de La Manada respondía a sexo consentido o a una violación? En ese tuit, él está reproduciendo y produciendo violencia sexual.

—¿Qué estrategia podría utilizarse para responsabilizar al conjunto de la sociedad?

No conozco ningún grupo de privilegiados que haya cedido sus privilegios voluntariamente. La educación y la formación feminista son imprescindibles para reestructurar el conjunto social.

—¿Y la responsabilidad de las instituciones? Estamos ante una vulneración de los Derechos Humanos y su cumplimiento depende de los estados.

Yo no pongo el foco ahí porque no confío en las instituciones como motor de cambio. En todo caso, confío en su estética.

—¿Su estética?

Las instituciones generan normativas (en el Estado español, por ejemplo, la Ley Orgánica 1/2004), pero luego no las dotan de presupuestos. Las normas se quedan ahí a ver qué pasa. Las instituciones en cuanto a la violencia machista tienen una razón de existir estética, pero no persiguen acabar con la violencia porque acabar con la violencia significa acabar con la sociedad tal y como la entendemos ahora.

—Entonces, ¿no es posible acabar con ella?

Sí, pero hace falta perspectiva feminista, voluntad política y social. Y yo no entiendo como agentes políticos únicamente a las personas que están ahí porque se les ha votado.

—¿Y qué papel juegan los medios de comunicación? Del triple crimen de Alcàsser se ha hablado mucho también por el espectáculo mediático que generó. ¿Hemos aprendido algo?

Han cambiado las formas, pero no el fondo.

—¿Susanna Griso, por poner un ejemplo, está haciendo lo mismo que se hizo entonces?

Sí, totalmente. Es indecente y difícil de atajar. Me acuerdo de la madre de una chica que había sido asesinada por su expareja, si no recuerdo mal, pidiendo en directo a Griso que no se atreviese a culpabilizar a su hija. Le preguntó a la madre a ver por qué se había ido con él si sabía que era violento. Ella respondió de una manera muy lúcida y directa, pero no es fácil. Es dificil darte cuenta de que con una pregunta que parece que hacen para ayudarte, porque están buscando a tu hija o porque quieren informar sobre su asesinato, en realidad lo que están haciendo es culpabilizarla de su propio asesinato.

—Tú hablas de que la violencia es “plenamente discursiva y enteramente corporal”. ¿Qué quieres decir con esto?

La violencia sexual no existe en tu cuerpo porque sí sino que tiene una base discursiva y, por eso, está presente en el cuerpo de todas las mujeres. Es corporal porque, aunque lo contrarrestes incluso desde el discurso feminista, la tenemos inscrita de manera corporal. Es orgánico. Los discursos producen cuerpo, dice Butler. Los discursos habitan los cuerpos. Ella describe el cuerpo como una materialidad organizada intencionadamente, es decir, los discursos habitan los cuerpos, construyen cuerpo, hacen cuerpo y en ese sentido, trato de explicar que la violencia sexual está construida discursivamente en el cuerpo de las mujeres. Los discursos y representaciones sobre la violencia sexual forman cuerpo, sustancia, materialidad y se vuelven orgánicos, igual que los discursos que producen género o sexo.

—¿Crees que con el caso Alcàsser nace la telebasura como se explica desde la teoría periodística?

Yo discrepo de esa idea. Antes también existía el periódico El Caso, en el que aparecían cuerpos de mujeres asesinadas y torturadas en primera plana. Creo que aludir al nacimiento de la telebasura es una excusa más para no explicar los asesinatos de mujeres en términos políticos y para impedir repensar la violencia sexual desde una perspectiva feminista, para no permitir abrir un debate en el conjunto social sobre los derechos que detentan los hombres sobre la vida y el cuerpo de las mujeres. Algunos estudios, sobre todo desde una perspectiva periodística, exponen que con el crimen de Alcàsser nace la telebasura, ¡pero hubo más consecuencias! Si sólo creen que produjo un cambio en la teoría periodística es que no han entendido, ni les interesa hacerlo, lo que supuso Alcàsser.

—Dices en el libro que se explotó el sufrimiento y se vendió como solidaridad. ¿Esto ha cambiado de alguna manera?

Yo creo que no ha cambiado nada. Me resulta muy difícil hablar en términos absolutos, pero yo sí que creo que se explota el sufrimiento y se disfraza de solidaridad todavía hoy. A veces veo cómo se presentan casos actuales y veo a Paco Lobatón desde Alcàsser diciendo: “Queremos compartir este sufrimiento de las familias y por eso estamos en directo”. No. No queréis compartir el sufrimiento de las familias sino explotar el dolor y el sufrimiento como exclusiva. Porque entonces no llevaríais al plató al apicultor que encontró sus cuerpos para contar en qué estado estaban los cadáveres. Entre contar qué está sucediendo y promover el terror sexual la línea es muy fina. Yo tenía ese miedo al escribir el libro: producir lo que estaba tratando de denunciar.

(Nota de la autora: No lo ha hecho)

—Los medios trataron de deslegitimar Antonio Anglés [uno de los asesinos de Toñi, Desireé y Miriam, que no ha sido detenido] aludiendo a su posible homosexualidad y cómo esta podría haber influido en la ejecución de un crimen así, en una evidente actitud homófoba. Igual que con Dolores Vázquez, condenada por error por el asesinato de Rocío Wanninkhof, a la que se machacó públicamente por ser lesbiana. Beatriz Gimeno escribió entonces un libro sobre este caso: La construcción de la lesbiana perversa.

Son formas de buscar desviar la atención del foco de lo importante: la violencia sexual como un elemento estructurante de la sociedad. Si ponemos el foco ahí y lo desvelamos, se cae; los cuerpos no heteronormativos son una excusa fácil para desviar una vez más la atención sobre el debate de la violencia contra las mujeres. Tenemos una sociedad tan homófoba y lesbófoba que en ese sentido les resulta más fácil desviar el discurso que responsabilizarse socialmente de la violencia sexual.

—En torno al caso Alcàsser también aparecieron muchas teorías de la conspiración, que aseguraban que había altos cargos de partidos políticos involucrados en los asesinatos de Miriam, Toñi y Desirée.

Sí y se sigue hablando de ello todavía hoy. A efectos de mi trabajo no tienen ninguna importancia porque el machismo y el sexismo son transversales a todas las clases. Yo no digo que no haya más gente metida, pero eso no quita para que los imputados estuvieran también implicados. A mí no me impresiona que altas esferas de un partido puedan estar implicados en algo así. Lo pueden hacer tengan dinero o no. En realidad, la teoría de la conspiración posibilitó mostrar a los autores del asesinato y tortura sexual de tres mujeres jóvenes como pobres cabezas de turco y en ese sentido, el conjunto social de alguna manera les está indultando. No puede ser que la sociedad construya un relato de Miguel Ricart [el único condenado por el caso Alcàsser], como un pobre hombre. Ricart confesó y confesó cosas que sólo podía saber él. Independientemente de que haya o no haya más culpables, pero eso no tiene nada que ver con mi objeto de estudio. Yo he querido hablar del discurso social y de cómo se construyó el caso, pero sobre todo de las consecuencias que tuvo para las mujeres y sus cuerpos.

—En tu libro está muy presente el análisis de Judith R. Walkowitz sobre Jack, el Destripador.

Sí, su reflexión me parece perfectamente extrapolable a Alcàsser. Conocemos el caso de Jack, el Destripador, pero no conocemos el contexto en el que se crea el mito. Ella hace un análisis de la hemeroteca y se encuentra con un momento histórico en el que las mujeres estaban ganando cotas importantes de libertad y ve cómo esa historia se utilizó también para alimentar el terror sexual. Anglés, Jack, el Destripador o el hombre del saco.

—En el caso Alcàsser observamos también una especie de fenómeno fan muy llamativo. Mucha gente acudía a los juzgados durante el juicio. Los asesinos de Marta del Castillo reciben en prisión regalos y cartas.

Sí, a Miguel Ricart también le escribían y mandaban regalos a la cárcel.

—¿Esto a qué se debe?

A que la vida de las mujeres no vale nada porque nuestros asesinatos son un juego. El libro de Walkowitz también empieza hablando de las visitas al Madame Tussauds para ver la cara de Jack, el Destripador; las rutas por Londres… ¡Era un asesino y torturador de mujeres! Una sociedad que convierte eso en ocio te está diciendo indirectamente que nuestra vida no vale nada. No valemos nada.

—¿Cómo se puede construir memoria desde una perspectiva feminista de este tipo de crímenes?

Es importante hablar de desapariciones forzosas porque no desaparecemos por arte de magia, ¡nos hacen desaparecer! A mí me hacía falta un término para esta idea. Hablamos de desapariciones forzosas de personas en regímenes totalitarios. En esos casos, todo el mundo sabe cómo enmarcarlo, pero no pasa igual con las desapariciones de las mujeres. Por eso me pareció que podría usar ese concepto, coger y decir: “Nosotras también sufrimos un régimen totalitario en el que se nos hace desaparecer”. En presente continuo: Nos están haciendo desaparecer.

—Hablas también de ‘geografías corporales’ como un concepto que te permite “posicionar el cuerpo de las mujeres en un territorio específico, en el cual rigen unas normas y unas obligaciones que imprimen”.

Sí, porque el lugar en el que operan los relatos sobre el peligro sexual es en el cuerpo de la mujeres. Las consecuencias del sistema heteropatriarcal son vitales en los cuerpos de las mujeres y solo se pueden curar con feminismo. El feminismo es teoría y antídoto también en este caso.

—Las heridas de Alcàsser aún están abiertas.

Muy abiertas. Espero que todos los discursos y los relatos de terror sexual se vuelvan contra sí mismos y los podamos reubicar desde nosotras. No se trata solo de honrar sus memorias sino de hablar de las consecuencias que tuvo en nuestras vidas ese relato y eso es perfectamente legítimo. Este libro nace de la indignación y pretende ser una pequeña aportación a su memoria porque fueron maltratadas antes, durante y después de sus asesinatos. La forma en la que se trató el caso ya nos implica a todas. Estamos legitimadas a hablar del daño desde nosotras, del daño que se nos hizo a todas. No. Ya no van a ser los antropólogos, los periodistas y los criminólogos hablando todo el rato de cada una de las partes del cuerpo que sufrió violencia. ¡Para que me digan luego que el único cambio que produjo el caso Alcàsser es el nacimiento de la telebasura!

—Pero ser consciente de todos esos dolores que tenemos inscritos en el cuerpo es doloroso.

Tiene consecuencias, pero creo que para bien. Yo necesité tiempo, aire y monte después de acabar la tesis para poder reconciliarme

 

 

Entrevista publicada en Píkara Magazine, 6/02/2018

 

 

 

]]>
<![CDATA[ [PROXIMAMENT] Caliban i la bruixa. Dones cos i acumulació primitiva]]> [PROXIMAMENT] Caliban i la bruixa. Dones cos i acumulació primitiva

Aquesta no és una història de fades, sinó una de bruixes i resistències, en l’origen de la qual està el genocidi, l’assetjament i el control disciplinari dels cossos de milers de dones en ­Europa, Àfrica, Àsia i Amèrica.

La construcció social i ideològica de les bruixes va donar cobertura a la seva persecució massiva, i va generar la inferiorització de les dones, justificant la violència envers elles i la seva discriminació. La misogínia política, econòmica, cultural i simbòlica de qualsevol activitat desenvolupada per les dones va ser premiada amb la seva invisibilització a l’espai públic i la relegació a l’espai domèstic.

A partir d’una profunda investigació històrica, Federici mostra els orígens del món què vivim on la caça de bruixes no ha acabat i en el que podem veure reflectides les violències capitalistes, patriarcals i racistes. Aquesta relació entre model d’explotació, enfortiment del patriarcat i colonialisme va tenir efectes històrics profunds que encara avui no han estat superats.

Una de les moltes lliçons polítiques que podem extreure de Caliban i la bruixa és que el capitalisme està empeltat de racisme i sexisme, que aquest s’ha de justificar i ho fa mistificant les contradiccions encastades en les seves relacions socials, denigrant i naturalitzant la “condició” d’aquelles persones a qui explota: dones, súbdits colonials, descendents d’esclaus africans, immigrants desplaçats per la globalització.

Federici no només troba una relació simbiòtica entre treball assalariat i l’esclavatge, també assenyala la dialèctica que existeix entre acumulació i destrucció, tensió per la qual les dones han pagat un triple preu: amb els seus cossos, el seu treball, les seves vides.

 

 

Silvia Federici (1942, Parma) és professora a la Hofstra University de Nova York. Militant feminista des dels anys seixanta del segle XX, va ser una de les principals animadores dels debats internacionals sobre la condició i la remuneració del treball domèstic. Durant la dècada de 1980, va treballar com a professora a Nigèria. Actualment participa en el Midnight Notes Collective. Les seves obres més rellevants són Caliban and the Witch: Women, the Body and Primitive Accumulation (2004) i Revolution at Point Zero: Housework, Reproduction, and Feminist Struggle (2012), ambdues editades en castellà per Traficantes de Sueños.

 

ISBN 978-84-92559-85-5  | 480 pp. | 22 €

]]>