que-republica-9788496584310

Periódicamente, a menudo coincidiendo con ciertos aniversarios cuya máxima significación suele ser su condición de múltiplo de diez (aunque si las ganas de celebrar aprietan también vale con que alcance a ser múltiplo de cinco), el tema de La República –así dicho, con esa individualización y determinación que un artículo como el “la” procura– salta a la palestra y durante unos días o semanas pasa a ocupar páginas en los medios escritos, minutos en los debates televisivos, espacio exabruptal (y perdón por el palabro) en las tertulias radiofónicas. En los momentos más señalados, ese despliegue viene acompañado incluso de tomos o fascículos coleccionables embolsados junto con los correspondientes suplementos dominicales. Eso suele querer decir que durante esos días o semanas se abre la veda y se nos autoriza a hablar sobre el republicanismo y a imaginar incluso espacios políticos potenciales que pudieran acogerse a dicha etiqueta.

Nosotros, miembros de ASKE (Alfonso Sastre Kultur Elkartea), por definición y elección rebeldes y en consecuencia reacios a los debates con nihil obstat y a fecha convenida, no necesitamos ni pretendemos acogernos a aniversario alguno, y menos aún al de una determinada experiencia política como fue la Segunda República española en la que ni de lejos todo fueron luces, pues también exhibió muchas y bastante oscuras zonas de sombra, para tratar de establecer un espacio de reflexión y debate que, de entrada, le retire a la mencionada experiencia vivida en la Península en la década de los 30 del pasado siglo el derecho a monopolizar el artículo determinado.
Pensar en republicano, aquí, en Euskal Herria, y ahora, en el siglo XXI, no tiene porque ser sinónimo de convertirse en reivindicador del mencionado período de la Historia del Estado español que sucumbió definitivamente tras la victoria en el 39 de los militares que habían dado su golpe en el 36; tampoco obliga a convertirse en postulante de una hipotética Tercera República de corte similar a la anterior. ¿Por qué no pensar, alternativamente, en una República vasca o imaginar cómo podría y debería ser un potencial Estado Vasco Republicano?

A lo que se ve, para hablar de República en este contexto no nos basta con los sustantivos, sino que si queremos pensar con amplitud y rigor necesitamos recurrir también a los adjetivos para conseguir identificar de la manera más precisa posible la esencia de las cosas en las que pensamos y a las que nos referimos, la conformación de los modelos políticos que pretendemos y estamos dispuestos a defender.

Relatos de la revolución rusa - AA. VV.
¿Hacia un socialismo de las multitudes? - Alfonso Sastre
Teoria de la revolución mundial inmediata - Marcel Mariën
La acción directa - Émile Pouget
En defensa de la humanidad - Xabi Puerta, Alfonso Sastre, Joxe Azurmendi, Carlo Frabetti, Nekane Jurado, Atilio A. Boron, Santiago Alba Rico, Amparo Lasheras
Bordieu, sabio y político - Jaques Bouveresse