notícia

La A circulada. Origen y evolución de un símbolo

 

Por Eduardo Bravo

El anarquismo, al menos en forma de símbolo gráfico, ha tomado calles, rincones e incluso escaparates de nuestras ciudades. Un uso y abuso que ha popularizado el movimiento tanto como ha eclipsado sus fines y ha convertido los orígenes de la A circulada en un mito.

Como sucede con las leyendas y los elementos míticos, son muchos los que han querido establecer la genealogía de la A circulada en hechos pasados que se remontan a Proudhon, al Melbourne de finales de los años 20 del siglo pasado, o incluso en la Guerra Civil. Sin embargo, la A circulada, símbolo tradicional del anarquismo, es un fenómeno relativamente reciente. Concretamente de 1964, cuando el grupo Jóvenes Libertarios de París propuso al conjunto del movimiento anarquista un signo gráfico que pudiera ser adoptado por todoslos anarquistas y facilitase la realización de pintadas, reduciendo al mínimo los tiempos de escritura.

Salvo alguna pintada aislada y su aparición como rúbrica en boletines de la JL, la iniciativa, propuesta por Tomás Ibáñez y plasmada gráficamente por René Darrás, no prosperó, en buena parte, porque la sencillez, su principal virtud, fue entendida por algunos de los miembros del movimiento anarquista como un peligro que podría provocar que cualquier persona ajena al ellos, incluidos grupos opositores, servicios secretos y fuerzas de seguridad del estado, pudiera hacer uso de dicha rúbrica para confundir a la opinión pública y reivindicar acciones en nombre del anarquismo que realmente fueran hechas por la extrema derecha.

No será hasta dos años más tarde cuando comenzará a ser utilizada por la Giuventù Libertaria de Milán en sus boletines y actos, siendo una de sus primeras apariciones públicas masivas el funeral de Giuseppe Pinelli, el anarquista italiano que el 15 de diciembre de 1969 se había precipitado desde el cuarto piso de la Jefatura de Policía de Milán y cuya muerte inspiraría a Darío Fo su obra Muerte accidental de un anarquista. Será a lo largo de la década de los 70 cuando la A circulada se popularice a nivel internacional y se haga dueña de losmuros de todo el mundo, bien apareciendo de manera aislada, bien rubricando mensajes, muchos de los cuales no procedían necesariamente de los grupos anarquistas sino de grupos juveniles más preocupados por escandalizar y transgredir que en las reivindicaciones políticas.

Su fulgurante éxito hizo que no tardaran en aparecer modificaciones al diseño original, principalmente aquellas que, hacia 1976 y coincidiendo con la explosión punk en Inglaterra, provocaron que el símbolo perdiera fijeza geométrica y deviniera dinámico, desbordando el círculo. Esta transformación supondría también el paso de los muros de las ciudades a las prendas de vestir. En un primer momento, como expresión espontanea del do it yourself del punk, posteriormente para ser comercializadas en tiendas underground como la de Malcolm McLaren y Viviene Westwood en Londres y, finalmente, para abarrotar los escaparates de las marcas que producen ropa a gran escala, alguna de las cuales, como la marca Eastpack, no ha tenido ningún rubor en registrar a su nombre el término Anarchy para denominar una de sus colecciones de mochilas que incorpora la A circulada estampada de serie.

Esta interesante historia y su consiguiente manifestación gráfica, estrechamente vinculada al mundo del grafiti, ha sido recopilada en Historia y resultados imprevistos de un símbolo, proyecto del fotógrafo Gianluca Chinnici y el colectivo italiano GliIconoclasti, editado recientemente en España por la Editorial Virus.

Un volumen que recoge testimonios y reflexiones de personas relacionadas con el anarquismo, el arte y el diseño, ilustradas con cientos de imágenes procedentes de todo el mundo y que permiten conocer el origen y evolución de este símbolo, que ha sido calificado por Fulvio Abbateser como “euclídeo” y “leonaresco” por ser la simetría hecha signo y en el que, según él, se podría “entrever el Alfa y el Omega, el inicio y la consumación del todo”.

 

Reportaje publicado en Visual. Magazine de diseño, creatividad gráfica y comunicación, septiembre 2010

 

  A Historia y resultados imprevistos de un símbolo

27/09/2010 18:22:26

subscriu-t´hi