artes-subversivas-para-cultivar-jardines-9788494280504

Cuentan los vecinos del pueblo que Leandro Balseiro plantaba lirios, narcisos, siemprevivas y anémonas de un delicado color violeta; que por los muros de aquella casa trepaban pasifloras moradas y rojas; que la cuna de su hija Clara fue un plnatón de hortensias; que la niña se alimentó solo de chupar los pétalos azucarados de los amarilis de Ceilán...

Dos generaciones más tarde, un comando de intervención artística capitaneado por aquella niña, Clara Balseiro, prepara una audaz operaciíon de denuncia ecologista: resucitar los jardines colgantes de Babilonia del abuelo Leandro en los terrenos de una cantera abandonada. Junto a ella, su hijo adolescente, un pianista amnésico, una psiquiatra austriaca y una joven con adicción a los problemas sentimentales, decididos todos a enfrentarse a lo establecido y a sus propios miedos.

Escrita a modo de cuaderno de campo nos llega esta preciosa historia como una flor rara, una irresistible propuesta de rebeldía y respeto al medio ambiente que nos hace la autora

Una madre tan punk - Teresa Moure
Amianto - Alberto Prunetti
Los motivos de Aurora - Erich Hackl
Bajo el Muro del Dragón - Arno Geiger
Decirse adiós - Marcello Fois
Elefante - Martin Suter