estado-9788412218220

Las sociedades sin Estado no son el efecto de la pura causalidad o de cierto retraso evolutivo, como han escrito por más de un siglo los estudiosos marxistas, señalando factores económicos, tecnológicos y organizativos, pero ignorando el factor crucial de la ideología.

Son sociedades que rechazan el Estado, la dominación y eligen dotarse de normas que alejen la posible degeneración en una sociedad jerárquica y autoritaria.Mientras la cultura occidental piensa el poder político en términos de una relación de servidumbre y deuda con sus jefes, las sociedades primitivas piensan el jefe como endeudado y su poder como simplemente simbólico.

El estudio de estas sociedades nos invita a considerar la importancia de la producción comunitaria, la gestión colectiva del trabajo, la conveniencia de no transfor mar todos los productos en mercancía. Podemos considerar el apoyo mutuo y el don en alternativa al dinero y el lucro.

Los condenados de la metrópolis - Andrea Staid
Psicología de masas del fascismo - Wilhelm Reich
Signos y máquinas - Maurizio Lazzarato
Autómata y caos - Franco Berardi "Bifo"
Pedir la luna - VV. AA.
Dejad que las máquinas vengan a mí - Luis Montero

subscriu-t´hi