genetica-y-estalinismo-9788418550423

El tema de la herencia de los caracteres adquiridos es una cuestión recurrente, que aflora periódicamente en biología evolutiva. Estamos precisamente en uno de esos momentos, a causa de las formulaciones epigenéticas. En la Unión Soviética, durante el período estalinista, la asunción de dicho tipo de herencia se convirtió en ideología de estado, impuesta gracias a la superchería fraguada por toda una pléyade de supuestos científicos que, con la benevolencia de la autocracia, se convirtieron en árbitros, a pesar de su incompetencia e ignorancia. Trofim Lysenko es su miembro más conocido, pero en realidad se trató de un amplio grupo, que consiguió imponerse, poniendo a su servicio los mecanismos de represión de dicha etapa histórica para callar, o incluso eliminar, a sus oponentes, ya fuera en el campo de la genética o de otras disciplinas científicas. Los argumentos en los que se basaban sus supuestas teorías nos pueden parecer ahora risibles, o incluso ridículos, pero con la pretendida “nueva biología” se ganaron la confianza de Stalin, ofreciéndole una supuesta salida para remediar las catastróficas consecuencias de la colectivización agraria, a base de ocultar fracasos y falsificar resultados. En definitiva, una conjunción entre una dictadura sanguinaria y el oportunismo de lo que puede incluso calificarse como asociación de delincuentes, proyectada mucho más allá de las fronteras de la URSS y que, a causa del auge de los fascismos, primero, y de la Guerra Fría, después, consiguió engañar a muchos científicos progresistas, traicionando su buena fe.

New Left Review 123 - VV.AA.
La manada digital - Josep Burgaya
Planck - Brandon R. Brown
El derecho en la democracia constitucional - José Luís Monereo Pérez
La base material de la nación - Carlos Barros
El librero asesino de Barcelona - Ramon Miquel i Planas

subscriu-t´hi