El lobo tiene mucha hambre, tanta que se irá tragando uno a uno todos los juguetes de la estantería, desde una manzana hasta un coche. La mosca la deja para los postres, pero esta se le resiste y provoca un final inesperado. Un juego de observación y adivinanza que invita a empezar una y otra vez.

 

EL LLOP I LA MOSCA - Antje Damm
Dorm, mixeta, dorm - Antje Damm
Duerme, gatita, duerme - Antje Damm
¿QUIÉN TIENE MIEDO DEL LOBITO? - Yayo Kawamura
FAIG LIKES PER TANT EXISTEIXO - Isabel Meira
LIKEO LUEGO EXISTO - Isabel Meira

subscriu-t´hi