cartilla-escolar-antifascista-978841227055

«Las cartillas ponen en evidencia el carácter propagandístico que tiene toda enseñanza, toda instrucción pública, asumiendo esta función sin miedo alguno a llamar las cosas por su nombre. Crean un terreno de juego o espacio lúdico en medio de la administración de muerte que es la guerra y que es capaz aquí de jugar con balas, tanques y aviones como si fuesen canicas, huevos o gallinas.» Pedro G. Romero

Con el estallido de la guerra civil española, los avances conseguidos hasta entonces por la República en materia de educación popular se detuvieron. Pese a todo, en octubre de 1937, el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes puso en marcha la primera campaña estatal de alfabetización, que hizo posible que un millón de soldados del bando republicano aprendiesen a leer, escribir y contar durante los años que duró la contienda. Dependientes de este órgano arrancaron su labor las Milicias de la Cultura, responsables de la distribución en el frente de todo tipo de material de lectura: libros, mapas y una peculiar publicación, la Cartilla escolar antifascista, cuya misión no era solo la de alfabetizar a los jóvenes milicianos, sino también la de inculcar el ideario y las consignas políticas del gobierno en su lucha contra el fascismo.

EL MÉS PETIT DE TOTS - Lola Anglada
LA LLUITA PER BARCELONA - Chris Ealham
VIVERS DE REVOLUCIONARIS - Emili Salut
LA SUBVERSIVA SIMONE WEIL - Robert Zaretsky
LA MEMORIA TRAUMÁTICA - Sabin Egilior
THE BEAUTIFUL SEASON - Roger Yates