el-eco-de-los-pasos-9788417870102

Testigo privilegiado de las décadas de 1920 y 1930, Juan García Oliver estaba, en los setenta, en condiciones de narrar en primera persona el ciclo que había ido desde Salvador Seguí hasta Buenaventura Durruti; desde la eclosión de lo que Chris Ealham ha denominado la «esfera pública obrera de inspiración anarquista» hasta la revolución de 1936. Pero también lo fue de la cuádruple derrota que supuso la revolución frustrada, del pésimo balance del anarquismo en el Gobierno, de la derrota bélica y del exilio.

El eco de los pasos, que editamos cuando se cumplen ciento veinte años del nacimiento de su autor, es posiblemente una de las memorias más polémicas y discutidas entre quienes protagonizaron la experiencia anarcosindicalista y revolucionaria más importante del siglo xx. Causa de numerosos debates historiográficos y políticos en torno a unos acontecimientos de una relevancia histórica capital, este libro no deja de ser un documento ineludible de la memoria obrera y libertaria. 

García Oliver (camarero, militante sindical y hombre de acción) escribe con plena consciencia de su papel como dirigente y figura destacada, pero a la vez como un subalterno que se da a sí mismo la palabra y el derecho a narrar la historia desde su propia posición. Una tensión que se palpa paso a paso, en una autobiografía donde lo individual se entrelaza con la experiencia común, porque la memoria es colectiva; punto de partida que ha hecho de este texto una fuente fundamental y, a la vez, un territorio vivo de debate.

En esta edición corregida (con un riguroso respeto al magnífico trabajo realizado en su momento por José Martínez) y acompañada de un prólogo de Chris Ealham, hemos querido ofrecer un texto vivo, que interpele una vez más a todas las generaciones que se posicionan en el hilo histórico de la lucha social. 

juan-garcia-oliver

Juan García Oliver (1901-1980). Hijo de una familia obrera del sector textil reusense, trabajó desde niño en la hostelería. Después de asistir a los enfrentamientos originados por la huelga general de 1917 en Barcelona, participa en la fundación del Sindicato Único de Camareros. Cofundador del grupo Los Solidarios, se convierte en una de las figuras más destacadas de los grupos de acción. Tras exiliarse en Francia en 1926, regresa a la ciudad condal en 1931, convirtiéndose en uno de los principales defensores de las tesis insurreccionales en el seno de la cnt y del movimiento libertario.

En julio de 1936, forma parte de la dirección militar de los cuadros de defensa cenetistas que propiciarían la derrota del golpe militar en Barcelona y posteriormente integrará el Comité Central de Milicias Antifascistas. Con la participación de la cnt en el Gobierno, será nombrado ministro de Justicia en el gabinete de Largo Caballero. Tras la derrota militar, durante su periplo en el exilio también formó parte de Defensa Interior, el grupo del movimiento libertario organizado para ejercer la lucha armada contra el franquismo.

 

Prólogo de Chris Ealham

Europa en descomposición - Karl Polanyi
Putas, república y revolución - Marta Venceslao Pueyo, Mar Trallero y Genera
El suport mutu - Piotr Alekséievitx Kropotkin
El socialismo salvaje - Charles Reeve
La naturaleza del fascismo - Karl Polanyi
La próxima revolución - Murray Bookchin

subscríbete