noticia

Catálogo de pretextos medioambientales para sostener el cambio climático

 

 

Por Carlos Padilla

¿Para qué queremos paz, trabajo o tiempo libre, si no podemos disfrutarlos con salud en un entorno digno? La pregunta que formula el autor en el prólogo que justifica este ensayo es oportuna, ante la evidencia de que los medios de comunicación han ignorado el cambio climático y sus efectos en la misma medida que dedicaban su atención a la crisis económica. El retorno a la senda del crecimiento convierte las consecuencias medioambientales en una cuestión incómoda. Máxime cuando la degradación y las calamidades  asociadas al calentamiento representan un espléndido negocio para cuantos especulan, por ejemplo, con el mercado de emisiones contaminantes, que ha producido ganancias estimadas entre 400 y 500 millones de euros a las industrias cementeras, ladrilleras y azulejeras, que venden sus derechos de emisión sobrantes a las eléctricas y refinerías. Como demuestra Jesús M. Castillo -licenciado en Ciencias Biológicas y profesor en la Universidad de Sevilla-, la economía extractiva y el libre mercado no han necesitado del negacionismo para afrontar el cambio climático. Este libro ilustra sobre el catálogo de negocios especulativos con falsos pretextos medioambientales. Añádase la complicidad de unas instituciones internacionales cuya operatividad política se limita a la construcción de discursos para disimular la impotencia histórica que estamos viviendo. «Actuar con rapidez y contundencia es vital para frenar el calentamiento global a tiempo. Si no lo hacemos o llegamos tarde, la fase de cambio climático brusco sería imposible de frenar». Quiere decirse que, entre otros factores, queda petróleo barato para unos cincuenta años al actual ritmo de crecimiento, «suficiente para seguir quemándolo hasta hacer que el cambio climático entre en la fase de evolución brusca».

 

 

Reseña publicada en Le Monde Diplomatique n.º 259, mayo 2017

 

 

 

 

16/05/2017 14:58:01

subscríbete