Noticias y reseñas

La lucha por evitar la catástrofe y sus contrasentidos

Por Manuel S. Jardí

Con un telón de fondo metafórico -el ballenero comandado por el capitán Ahab en Moby Dick, de Herman Melville, y otros recursos -el autor ilustra en menos de cien páginas el hundimiento social impulsado por los mitos fundacionales de la supuesta sociedad del bienestar y conceptos asociados como «desarrollo» y «crecimiento». Las luchas sociales por la conquista de mejores niveles de renta a través del salario, o la defensa de ciertos servicios y bienes que las sociedades más desarrolladas brindan a una parte minoritaria de la población mundial, «serían el mejor ejemplo de esa situación paradójica en la que, apelando a la lucha "contra el sistema", finalmente se planta batalla contra los procesos de su desintegración y se apuntalan constantemente sus ruinas». La lucha por evitar la catástrofe no está exenta de contrasentidos: «la contradicción entre las luchas ecológicas, que se oponen al modelo extractivista, y la defensa de las contradicciones de vida  por parte de los trabajadores de la minería sería uno de los múltiples ejemplos». Ante esta visión sistémica del dilema del prisionero, la indolencia o el cinismo no serían más que un consuelo, una reacción autoinmune. Advierte Agulles que antes de buscar una respuesta única o de elaborar una teoría completa que explique el funcionamiento de la vida administrada, tendrá que oponer al llamado «bienestar» una sensibilidad distinta, articulada por valores (+)

Salvador Seguí, gegant de l'anarcosindicalisme català

Per Ferran Aisa

Xavier Díez (Barcelona, 1965), és un dels escriptors catalans més actius dels darrers temps, la seva obra la trobem tant a l’assaig històric com a la narrativa, sense oblidar-nos de la seva faceta de poeta i de periodista polític. Doctorat en Història Contemporània és també llicenciat en Filosoƒa i Lletres i diplomat en Magisteri i postgraduat en Pedagogia Terapèutica. Actualment exerceix de professor a la Facultat de Comunicació de la Uni
versitat Ramon Llull. Entre la seva obra més recent destaca Venjança de classe (2010) i L’anarquisme, fet diferencial català (2013). La seva obra periodística ha estat recollida en el volum Espai de dissidència (2013).
Ara presenta la biograƒfia o millor dit el pensament polític del Salvador Seguí “El Noi del Sucre”, amb un pròleg de Jordi Martí Font, publicada per l’editorial barcelonina Virus.

Xavier Díez, seguint el seu rigor documental, s’endinsa en la vida i el pensament del líder anarcosindicalista que fou assassinat el 10 de març de 1923 per pistolers pagats per la patronal catalana. El resultat és un fresc i important document sobre un dels personatges més carismàtics de l’anarcosindicalisme català i de l’anarquisme ibèric de les primeres dècades del segle XX. Si hi ha un sindicalista popular a la història de la CNT dels anys vint aquest no és un altre que Salvador Seguí, això sí acompanyat d’un (+)

Una aproximación al anarquismo de Tomás Ibáñez

Por Josep Pimentel

Anarquismos a contratiempo (Virus, 2017) es el último libro publicado por Tomás Ibáñez (Zaragoza, 1941). Es en cierta medida la continuidad de ¿Por qué A? Fragmentos dispersos para un anarquismo sin dogmas (Anthropos, 2006).

Este libro es una recopilación de textos publicados, principalmente en las revistes Réfractions y Libre Pensamiento, escritos entre 2006 y 2016. Su estructura, no cronológica sino temática, nos ayuda a adentrarnos en el pensamiento y las reflexiones del que fuera uno de los promotores de la creación de la A circulada.

En el primer capítulo, reflexiona sobre el anarquismo. En este apartado Ibáñez desarrolla una de sus teorías en las que el anarquismo es movimiento, en palabras suyas “se trata de una realidad constitutivamente cambiante”. Nos propone repensar el concepto de revolución, inscribiéndola en el presente y “abandonando cualquier fascinación por su posible realización en el futuro”.

El segundo capítulo versa sobre el anarcosindicalismo. Desde su experiencia e implicación, reflexiona sobre el relanzamiento de la CNT a finales de los 70 y su posterior declive. También analiza el futuro del anarcosindicalismo y apunta “la posibilidad de crear espacios fuera de la lógica del sistema, en todos los ámbitos en los que sea posible”, superando así los límites del (+)

Seguí: una excepción en el mundo anarquista de principios del siglo XX

  

Por Orto

El pasado octubre se publicó el nuevo libro de Xavier Díez. Es colaborador asiduo de nuestra revista, lo cual agradecemos muchísimo, ya que hay pocos intelectuales que se atreven a publicar sus ideas en periódicos o revistas de ideología ácrata, libertaria o anarcosindicalista. Uno de esos valientes fue el fallecido, no hace mucho, Moncho Alpuente, que lo hacía en el CNT, portavoz de la Confederación Nacional del Trabajo. Su crítica de la sociedad neoliberal, en la que estamos inmersos, era acertada, clarividente y muy ácida. Escribía verdades como puños, que no eran del agrado de los medios de comunicación convencionales, y por ello terminó, como era de esperar, alejado de las páginas de los periódicos de ámbito estatal.

En el último número (181) de nuestra revista, cuatro páginas dan soporte a una más que interesante entrevista, que Xavier, concedió a Javier Díaz, de la librería Cazabaret (Mas de las Matas -en la Comarca del Bajo Aragón- Teruel). En esas páginas se puede comprobar tanto lo acertado de las preguntas como las concisas y muy ilustrativas respuestas del autor de El pensament polític de Salvador Seguí. En esa entrevista se puede vislumbrar lo interesante del trabajo biográfico del historiador libertario, teniendo como base la vida y el pensamiento del gran luchador y pensador anarcosindicalista, conocido como el Noi del Sucre. Pero, en el caso que nos ocupa, una lectura que se quedara (+)

Un anarquismo heterodoxo, permanentemente crítico incluso consigo mismo

Por Capi Vidal

Anarquismos a contratiempo es el nuevo libro de Tomás Ibáñez, recién editado por Virus en su Colección Ensayo, una obra que nos invita, desde un espíritu libertario y emancipador, verdaderamente radical e innovador, a reflexionar sobre unos tiempos actuales, que no por confusos deben conducirnos a la desesperanza.

Este libro recopila una serie de artículos de Tomás Ibáñez, que de alguna manera constituyen una continuidad a ¿Por qué A? Fragmentos dispersos para un anarquismo sin dogmas. Si bien esta última recogía textos escritos a lo largo de un extenso periodo de cuatro décadas, respetando el orden cronológico, en el caso de Anarquismos a contratiempo se ha decido por algo muy diferente. En primer lugar los diferentes artículos han sido escritos en su totalidad ya en el siglo XXI, durante los últimos diez años; al ser un periodo considerablemente más corto, se ha optado por agruparlos de manera temática, en lugar de cronológica. Dichos textos fueron publicados en origen en diversas publicaciones, siendo los mayoritarios correspondientes a la francesa Refráctions y a la española Libre Pensamiento; en la obra que los recopila se han realizado algunas correcciones menores para una mejor lectura, aunque lo principal del contenido resulta intacto respecto al original.

Tomás Ibáñez toca temas fundamentales para el anarquismo en la actualidad, la decisión ha sido reagrupar los textos en cinco grandes bloques. En el primero de ellos, (+)

Una página olvidada de la eterna lucha por la justicia

Por Jesús Aller

La edición original en italiano de este libro (2013) se planteó como un homenaje a la memoria de Tavo Burat (1932-2009), periodista y escritor piamontés comprometido con el estudio de las rebeliones montañesas del siglo XIV. La obra recoge una selección de textos suyos acerca de unos movimientos cuya herencia no se cansó de reivindicar, por cuanto significaban a su juicio un hito fundamental en la lucha de los montañeses contra el capitalismo que se imponía, ayer como hoy, desde los centros económicos de la llanura. La versión española apareció en el catálogo de Virus en 2016 (trad. de Javier Oliden).

La obra comienza poniendo de manifiesto la tradición igualitaria del cristianismo primitivo, que será recuperada por diferentes movimientos del siglo XIV frente a la degeneración de la iglesia oficial, enriquecida y corrupta. El precursor de estos fue Joaquín de Fiore (c. 1145-1202), que profetizaba el advenimiento de una era del espíritu en la que, abolidas las jerarquías, se alcanzaría una comunidad de contempladores en perfecta caridad. Él fue uno de los inspiradores de Francisco de Asís, que fundó la orden franciscana en 1207. Años después, cuando dentro de esta se produjo la división entre “espirituales” y “conventuales”, Joaquín continuó siendo la principal referencia de los primeros.

En 1260, Gherardino Segalello solicita el ingreso en el convento franciscano de Parma, y tras ser rechazado, probablemente (+)

Masculinidades y feminismo: un espacio de “incomodidad productiva”

Por Josué Sánchez Jiménez

Hace cuatro años, Jokin Azpiazu Carballo (Ermua, 1981), sociólogo y activista, dejaba en Pikara una pregunta en el aire. En su obra Masculinidades y feminismo, amplía su propuesta de una revisión crítica sobre los debates relacionados con la masculinidad y los grupos de hombres por la igualdad; una reflexión para generar cortocircuitos; un espacio de “incomodidad productiva”.

No ha estado solo para componerla: desde temprana edad, se relacionó con los movimientos feministas; en 2005, se mudó a Barcelona y formó parte de Alcachofa, “el grupo de hombres contra el sexismo y el patriarcado”; tres años después, regresó al País Vasco y retomó sus estudios culminándolos con un máster de género; y, en efecto, durante el proceso, han sido innumerables los debates que ha mantenido abiertos con grupos de diversa índole.

En el primer capítulo, citas a Donna Haraway para proclamarte un «testigo modesto, transmisor subjetivo de una rica reflexión colectiva». ¿Por qué lo haces?
Masculinidades y feminismo no parte de reflexiones en solitario. He mantenido muchísimos debates y conversaciones con personas, colectivos y grupos, generalmente con gente de los movimientos feministas y LGTB; por ello, el libro tiene un componente colectivo detrás. Mi trabajo ha sido juntar esos debates; desde lo más formal, hasta lo más informal; desde charlar con amigas en barras (+)

«tenemos que intentar ver más allá del lado estético del cambio en los hombres»

Jokin Azpiazu conversa sobre los modelos de masculinidad y sus formas de expresión, abordando el engaño de las masculinidades políticamente aceptadas a la hora de desviar la atención hacia la identidad en lugar de a los procesos de transformación real en las relaciones de poder de género. 

(+)

«Qui és el patriarcat si les dones en són víctimes i els homes també?»

Per Guille Larios i David Boy

Més que en retirada, la dominació masclista és una força social i ideològica en plena lluita per l’adaptació de la seva hegemonia davant l’embat del feminisme. Poc complaent amb l’optimisme que impregna la ficció de les ‘noves masculinitats’, Jokin Azpiazu parla amb coneixement de causa després d’estar anys immers en l’anàlisi del gènere –al País Basc i a Catalunya– des d’espais de treball acadèmics i des de l’activisme. Darrerament, ha centrat la seva tasca pedagògica en les metodologies d’investigació feminista i en estudis crítics sobre les relacions dels homes amb el feminisme. Acaba de publicar Masculinidades y Feminismo amb Virus. L’entrevistem al local d’aquesta editorial, al cor del barri del Raval de Barcelona, un dia abans de la seva ponència a l’Espai Contrabandos, ple d’homes expectants.

Quan parlem de grups d’homes, de què parlem?

Els primers grups d’homes van sorgir fa dècades a països del nord d’Europa. Eren homes sensibilitzats amb el sexisme que s’ajuntaven en grups de consciència. A l’Estat espanyol, hi ha experiències lligades a moviments socials de perifèria com l’okupació rural, però no en moviments socials amb centralitat. És quelcom divers i ampli que s’ha diversificat en moltes direccions. Pots trobar un grup d’homes que treballa (+)

Murray Bookchin, ecología o barbarie

Por Benjamín Fernández (Sociólogo y periodista. logiesociale.ch)

El 6 de enero de 2014, los cantones de Rojava, en el Kurdistán sirio, se confederaron como comunas autónomas. Adoptaron un contrato social que establece una democracia directa y una gestión igualitaria de los recursos sobre la base de asambleas populares. Al leer la prolífica obra de Murray Bookchin y al mantener intercambios con éste desde su celda turca, donde cumple condena a cadena perpetua, el jefe histórico del movimiento kurdo, Abdullah Öcalan, hizo que el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) diera un importante giro ideológico para superar el marxismo-leninismo de los primeros tiempos. El proyecto internacionalista de “confederalismo democrático” adoptado por el PKK en 2005, y después por su homólogo sirio, el Partido de la Unión Democrática (PYD), tiene como objetivo reunir a los pueblos de Oriente Próximo en una confederación de comunas democrática, multicultural y ecológica.

Nacido en 1921 de padres judíos, rusos y revolucionarios que emigraron a Nueva York, Bookchin creció en el Bronx, entonces hervidero de las luchas obreras estadounidenses. Tras haberse sumado muy joven a las filas comunistas, las cuales abandonó en 1936 –al inicio de la Guerra Civil española–, militó al mismo tiempo en el Congreso de las Organizaciones Industriales (CIO) y en el Congreso por la Igualdad Racial (CORE). Obrero de la industria automotriz (sobre todo durante la gran huelga de General Motors en 1945), este autodidacta (+)

Catálogo de pretextos medioambientales para sostener el cambio climático

Por Carlos Padilla

¿Para qué queremos paz, trabajo o tiempo libre, si no podemos disfrutarlos con salud en un entorno digno? La pregunta que formula el autor en el prólogo que justifica este ensayo es oportuna, ante la evidencia de que los medios de comunicación han ignorado el cambio climático y sus efectos en la misma medida que dedicaban su atención a la crisis económica. El retorno a la senda del crecimiento convierte las consecuencias medioambientales en una cuestión incómoda. Máxime cuando la degradación y las calamidades  asociadas al calentamiento representan un espléndido negocio para cuantos especulan, por ejemplo, con el mercado de emisiones contaminantes, que ha producido ganancias estimadas entre 400 y 500 millones de euros a las industrias cementeras, ladrilleras y azulejeras, que venden sus derechos de emisión sobrantes a las eléctricas y refinerías. Como demuestra Jesús M. Castillo -licenciado en Ciencias Biológicas y profesor en la Universidad de Sevilla-, la economía extractiva y el libre mercado no han necesitado del negacionismo para afrontar el cambio climático. Este libro ilustra sobre el catálogo de negocios especulativos con falsos pretextos medioambientales. Añádase la complicidad de unas instituciones internacionales cuya operatividad política se limita a la construcción de discursos para disimular la impotencia histórica que estamos viviendo. «Actuar con rapidez y contundencia es vital para frenar el calentamiento global a tiempo. Si no lo hacemos o (+)

Murray Bookchin: autor de un proyecto igualitario y humanista

Por Carmen Romero

Murray Bookchin nació en Estados Unidos en 1921. Hijo de padres judíos, rusos y revolucionarios que emigraron a Nueva York. Militó de muy joven en las filas comunistas, que abandonó en 1936 coinciciendo con la Guerra Civil española. Obrero de la industria del automóvil, este autodidacta más tarde comenzó a impartir clases de Sociología en el Ramapo College (Nueva Jersey). Murió un 30 de julio de 2006, dejando tras de sí una prolífica obra intelectual. Ecologista radical y visionario, propuso la idea según la cual la irracionalidad del capitalismo y su debilidad fatal residían en su ineluctable propensión al conflicto con el medio ambiente, en su lógica de crecimiento que destruye al mismo tiempo la naturaleza y la salud humana. Con su panfleto «Ecología y pensamiento revolucionario» estableció la idea fundadora de la ecología social. En 1971, la publicación de El anarquismo después de la escasez convirtió a bookchin en figura clave de la escena radical neoyorquina. Su lúcido análisis del capitalismo le permitió alertar hace décadas de la necesidad de responder a los desafíos ecológicos: el sujeto revolucionario es el ciudadano dominado, no el trabajador explotado. En 1971 se mudó a Burlington (Vermont). Junto al colectivo Burlington Greens forzó al alcalde Bernie Sanders a tener en cuenta realmente las asambleas de barrio y a renunciar a varios grandes proyectos no respetuosos con el medio ambiente. a mediados de los ochenta renuncia a la (+)