apuntes-del-subsuelo-9788446054535

Apuntes del subsuelo es el testimonio de un cualquiera –o, lo que es lo mismo, de todos y cada uno de nosotros– que, alienado socialmente y paralizado por su propia insignificancia, cuenta la historia de su torturada vida. Con amarga ironía, describe su negativa a convertirse en un trabajador en el «hormiguero» de la sociedad y su retiro gradual a una existencia marginada, irracional e incomprendida.

Esta obra maestra de la literatura universal publicada en 1864, aunque pieza breve, es fundamental para comprender el espíritu dolorido y pesimista del errante Dostoievski. Organizada en dos partes, la primera consta básicamente de un monólogo interior del protagonista que dirige su charla a un público inexistente. La segunda parte consiste en el relato de una larga memoria del narrador, donde adquieren pleno sentido los pensamientos expresados al comienzo. El hombre del subsuelo resultará un paradigma inequívoco de muchos de los antihéroes y fuente de la que beben las historias que dominarán la novela del siglo XX.

Fiódor M.Dostoievski (1821-1881), escritor universal, pasó una infancia muy difícil que le marcó su vida. A los dieciséis años quedó huérfano de madre lo que sumió a su padre en la depresión y el alcoholismo. En 1837, Fiódor y su hermano fueron enviados a la Escuela de Ingenieros Militares de San Petersburgo, lugar en el que el joven Fiódor comenzaría a interesarse por la literatura. En 1839 falleció su padre lo que despertó en Dostoievski un sentimiento de culpabilidad por haber deseado su muerte en varias ocasiones. En 1843, acabó sus estudios de Ingeniería, adquirió el grado militar de subteniente y se incorporó a la Dirección General de Ingenieros en San Petersburgo. En 1846, publicó Pobres gentes y El doble con gran éxito, aunque sus obras posteriores no tuvieron la misma suerte, lo que le provocó una gran frustración, agravada por problemas de salud a causa de la epilepsia y su adicción al juego. Perseguido por la policía por formar parte de un grupo intelectual liberal llamado el Círculo Petrashevski, que estudiaban a los socialistas franceses, en 1849 es encarcelado por conspirar contra el zar Nicolás I, y condenado a muerte, aunque su pena le será conmutada por cinco años de trabajos forzados en Siberia, siendo liberado en 1854. En 1860 se instala en San Petersburgo, tras haber abandonado el ejército y funda con su hermano la revista Tiempo, que luego será prohibida por publicar un artículo sobre la revolución polaca. La experiencia en Siberia quedó reflejada en dos de sus novelas: Recuerdos de la casa de los muertos (1861) y Memorias del subsuelo (1864). En este último año fallece su esposa y su hermano, lo que le llevó a una profunda depresión que logró superar gracias a Anna Grigórievna, a la que conoció taquigrafiando El jugador, y con la que recondujo su vida.

Dostoievski se pasó los siguientes años fuera del país, para escapar de los acreedores por sus deudas de juego. Fueron años de pobreza, pero de gran creatividad. Durante este periodo, consiguió finalizar Crimen y castigo (1866) y El idiota (1868), que le reportaron gran fama e ingresos, con los que pudo regresar a Rusia en 1873 convertido en escritor de éxito. Su última novela, Los hermanos Karamazov (1880), la completó poco antes de su muerte, acaecida el 9 de febrero de 1881 en San Petersburgo.

EL JUGADOR - Fiodor M. Dostoievski
La metamorfosis - Franz Kafka
Cuentos rusos clásicos - VVAA
EL EXTRAÑO CASO DEL DR. JEKYLL Y MR. HYDE - Robert Louis Stevenson
EL LADO OSCURO DE LA CULTURA VICTORIANA - Antonio Ballesteros González
BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE - Herman Melville
icone subscripcions

En Virus también necesitamos recuperar energías.
Cerramos del 6 al 21 de agosto. Vuestros pedidos se prepararán a partir del 22.
¡Gracias por vuestro apoyo!