betina-sin-aparecer-9789875452992

Cuando tenía 18 años, fuerzas militares irrumpieron en su casa y se llevaron a sus padres. Luego, secuestraron a su hermana de 15 años y a su cuñada. Su hermano Sergio estaba haciendo la conscripción en la ESMA y nunca más volvió. En una noche, la del 15 de julio de 1976, Daniel Tarnopolsky perdió a toda u familia y se convirtió en un sobreviviente. Se exilió primero en Chile, después en Israel y en Francia hasta que el regreso de la democracia le ofreció garantías y fuerzas para volver al país. Su búsqueda nunca cesó. Su lucha lo llevó a ganar un juicio sin precedentes en el 2004, por el cual el ex almirante Emilio Massera debió pagarle una indemnización.

Nada de esto le devolvió a su familia. Tardó en enconrar algo de paz. Buscó, como muchos, en la religión un lugar de contención y de alivio; buscó también en videntes y médiums alguna respuesta para poder recrear la historia de aquella noche en la que la violencia lo dejó solo. Necesitaba entender, reconstruir desde las ruinas.

¡Abajo la dictadura! - Miguel Ángel Vázquez López
El movimiento de resistencia indígena en el Cauca colombiano - Jesús Castañar Pérez
les joventuts llibertàries de Catalunya (1932-1939) - Sònia Garangou
Menorquins a Mathausen - Miquel À. Limón Pons, Joan F. López Casasnovas i Xicu Lluy
La cocinera de Buenaventura Durruti - Anónimo
Digueu que parla el Noi del Sucre - Abel Escribano

subscríbete