otras-cronicas-marcianas-9788412537109

«—Creo en Marte —empezó a decir sin levantar la voz—. Creo que algún día nos pertenecerá. Que será nuestro. Que nos instalaremos en él. Que no le daremos la espalda y saldremos corriendo. Esto se me ocurrió un día, hace un año, poco después de nuestra llegada. ¿Por qué vinimos?, me pregunté. Porque sí, dije, porque sí.»

Existe una veintena de cuentos marcianos de Ray Bradbury que quedaron fuera de la versión definitiva de la mítica obra Crónicas marcianas. Diez de esos relatos, algunos traducidos ahora por primera vez al castellano y el resto diseminados en varios libros del autor, se encuentran reunidos en Otras crónicas marcianas, antología fruto de un apasionado trabajo de Marcial Souto, responsable de la selección, la traducción y el prólogo. En estos cuentos aparecen las primeras familias que han emigrado a Marte; exploradores solitarios que se rinden a sus visiones; un monstruo que lleva millones de años esperando; colonizadores que empiezan a sentirse cada vez más peligrosamente marcianos.

Esta edición cuenta con ilustraciones realizadas al óleo sobre papel por David de las Heras, cuya capacidad técnica y enfoque surrealista resulta muy afín a los relatos del autor norteamericano. Con una particular combinación de estilo gráfico contemporáneo y tradición pictórica clásica, logra retratar el universo de Bradbury y convierte este volumen en una auténtica obra de arte.

Ray Bradbury Waukegan (Illinois, 1920) Novelista, cuentista, poeta, dramaturgo, guionista de cine y de radio, Ray Douglas Bradbury fue uno de los grandes creadores del siglo XX. Cuando tenía doce años pasó por su pueblo una feria ambulante donde actuaba un mago llamado Mr. Electrico. «Estaba sentado en una silla eléctrica –contó Bradbury– y su ayudante bajó una palanca. La corriente atravesó el cuerpo del mago, que con los pelos de punta blandió una chispeante espada de Excalibur.» Bradbury, en primera fila, vio cómo, entre todos los niños, el mago lo elegía a él, le apoyaba la espada en un hombro, en el otro y finalmente en la nariz antes de gritar: «¡Vive para siempre!». Nunca había oído una idea mejor. Esa Navidad, los padres le regalaron una máquina de escribir de juguete, con la que enseguida escribió la continuación de una novela marciana de Edgar Rice Burroughs. Durante los setenta años siguientes viviría como si fuera para siempre y escribiría sin parar en muchas otras máquinas. El resultado: clásicos como Crónicas marcianas, El hombre ilustrado, Fahrenheit 451, El País de Octubre y treinta libros más. Defensor de la emoción sobre el intelecto, compartía sin reservas su secreto creativo: «Corre hasta el borde del acantilado y salta. Mientras caes, invéntate alas». Falleció en Los Ángeles en 2012.

FAHRENHEIT 451 - Ray Bradbury
EL ALMA MODERNA - Katherine Mansfield
FRANKENSTEIN O EL MODERNO PROMETEO - Mary Shelley
OBSCÉNICA - Hilda Hilst | André da Loba
Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll
GALLINAS - Rafael Barrett
icone subscripcions

En Virus también necesitamos recuperar energías.
Cerramos del 6 al 21 de agosto. Vuestros pedidos se prepararán a partir del 22.
¡Gracias por vuestro apoyo!