El lobo tiene mucha hambre, tanta que se irá tragando uno a uno todos los juguetes de la estantería, desde una manzana hasta un coche. La mosca la deja para los postres, pero esta se le resiste y provoca un final inesperado. Un juego de observación y adivinanza que invita a empezar una y otra vez.

 

EL LLOP I LA MOSCA - Antje Damm
Dorm, mixeta, dorm - Antje Damm
Duerme, gatita, duerme - Antje Damm
LA SELFIE - Pilar Serrano
EL SELFI - Pilar Serrano
EL LLIBRE QUE EN KIBO HAVIA ESCRIT - Mariana Ruiz Johnson

subscríbete