catalàcastellano
Autoeditores y otros
Los tomates de verdad son feos92 pàgines
Un libro sobre el despilfarro de comida desde la voz de la razón, la ilusión y el corazónISBN: 978-84-697-7003-0
Manuel Bruscas Bellido con ilustraciones de Alejandra Zúñiga Cadenas15,00 €
Autoeditores y otros
todostuslibros.com
los-tomates-de-verdad-son-feos-978-84-697-7003-0

En el mundo una de cada diez personas pasa hambre. Es terrible, sin duda. Pero además resulta que un tercio de los alimentos que producimos acaba en la basura. Suena kafkiano, pero por desgracia es real: Tiramos comida, y al mismo tiempo hay gente que muere porque no tiene nada que llevarse a la boca. ¿Cómo puede ser?

Los tomates de verdad son feos es un libro ilustrado en el que los autores queremos denunciar este triste realidad del despilfarro de comida. Textos y las ilustraciones van de la mano. En el libro hay nueve capítulos y en todos ellos -excepto en el último- hay tres partes: La razón, La ilusión y El corazón.

En La razón detallamos las principales razones del despilfarro. Te gustará si eres un tipo racional que necesita entender por qué pasan las cosas.

En La ilusión planteamos propuestas para acabar con el desperdicio de alimentos. Te gustará si eres de los que creen que otro mundo es posible.

En El corazón damos rienda suelta a las emociones. Te gustará si lo que te gusta es sentir.

Nos gustaría que este libro te arañe, pero también que te acaricie. No queremos que te deje indiferente y esperamos que remueva tus entrañas y te subleves contra la absurda realidad. Pero que lo hagas desde la ilusión. Porque otro mundo es posible.

Transformación agraria, migración y desarrollo - Raúl Delgado Wise y Henri VeltmeyerEl pati de l'escola en igualtat - Dafne Saldaña Blasco, Julia Goula Mejón, Helena Cardona Tamayo i Carla Amat GarciaVive la huerta - Jakoba ErrekondoDavid Harvey - Núria Bechach y Abel Albet (eds.)¿Qué hacer en caso de incendio? - Héctor Tejero y Emilio SantiagoDecrecimiento vs. Green New Deal - Herman Daly, Troy Vettese, Robert Pollin, Mark Burton y Peter Somerville