noticia

Un apasionante viaje por la ultraizquierda francesa y española en los estertores del franquismo

Por Ignacio Cembrero

Las brasas de Mayo del 68 no tardaron en apagarse en París, pero permanecieron incandescentes en otra ciudad francesa, Toulouse, a la que se llegó a describir como la capital de la España republicana porque acogía a muchos exiliados. El juicio de 17 etarras en Burgos, en diciembre de 1970, contribuyó a reavivarlas. Jann-Marc Rouillan (Auch, 1952), era demasiado joven en 1968 para participar de lleno en aquella revuelta primaveral, pero a los 18 años, cuando estudiaba en Toulouse, recuperó el tiempo perdido. Lo hizo además con la vista puesta en la España franquista. "Nada nos separaba, ni un momento, del país rojo y negro", escribe en el primer tomo de sus memorias (Los comienzos: otoño de 1970 en Toulouse). "Nosotros llevábamos en lo más profundo su indescriptible herida", prosigue. "Nos habían legado cuentas que ajustar que cargaban sobre nuestros hombros (...). "Nosotros no éramos de los que olvidan". Para ajustar esas cuentas, Rouillan fundará con jóvenes españoles el Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) y se trasladará a Barcelona. Junto con el anarquista Salvador Puig Antich, a cuya detención asistió, se lanzó a una lucha armada tan romántica como inútil. A esa etapa, Rouillan ha dedicado el segundo volumen de su autobiografía, El duelo de la inocencia: un día de septiembre de 1973 en Barcelona (editorial Agone, Marsella), aún no traducido al castellano. Ambos libros son un apasionante viaje por la ultraizquierda francesa y española en los estertores del franquismo salpicados de algunos datos desconocidos. Su redacción es amena, trepidante, pero también autocomplaciente. No hay un atisbo de autocrítica a aquella revolución fracasada, pero que Rouillan sigue glorificando. Rouillan los ha escrito desde la cárcel. Después de crear el MIL optó por ajustar cuentas con su país y cofundó el grupo terrorista francés Acción Directa. Cumple condena por varios atentados y el asesinato, en 1986, de Georges Besse, presidente de Renault.

[Reseña publicada en el suplemento Babelia n.º 925 de El País, 15 de agosto de 2009]

 

De memoria (I)

02/09/2009 13:27:16

subscríbete