noticia

Los atributos menos simpáticos de una multinacional que ha hecho del carisma su bandera

por Javier Rodríguez Hidalgo

Google es un ejemplo de las fantasías que ha abrigado la extensión en el consumo de internet en todo el planeta. Desde su auge fulgurante para convertirse en una de las empresas más poderosas, hasta su modelo de funcionamiento, alentador de la “creatividad” y del diseño novedoso y “personalizable”, pasando por el infantilismo descarado que promueve la marca Google (ya sea en sus instalaciones, concebidas como una mezcla de oficinas hi-tech y jardín de infancia, o en la banalidad que impone a su gestión del conocimiento), Google es un buen modelo de lo que supone la internetización de todo.

Este libro constituye una muy buena introducción al mundo del ciberespacio según Google, escrito con un marcado carácter pedagógico para que quienes no sepan nada o casi nada de la tecnología de la red y del software que la hace posible (es el caso del autor de esta reseña) puedan entender los rasgos que definen el éxito de la empresa de Larry Page y Sergei Brin. Así se hacen más evidentes algunos de los atributos menos simpáticos de una multinacional que ha hecho del carisma su bandera. La obra introduce, pues, las diferencias entre software libre y el open source, el funcionamiento de los algoritmos de búsqueda, la burbuja de la neteconomy, etc., y el papel nada inocente que ejerce en todo ello la empresa Google.

Ahora bien, las tesis de los autores de este libro se basan en una afinidad de fondo con el objeto de su crítica. Al fin y al cabo, ippolita comparte una fe igualmente cuestionable en las bondades de la informatización masiva y en las ilusiones de unas supuestas “prácticas de autogestión de las tecnologías”. A eso habría que replicar que la mera profusión tecnológica de hoy día ya se basa en un expolio de recursos naturales (del coltan al petróleo) que no permite hacerse ideas muy halagüeñas ante una posible gestión horizontal de todo esto. Y, del mismo modo, el libro adolece de una confusión muy común entre los hackers de todo tipo, que es la indistinción de dos conceptos bien diferentes: información y conocimiento.

 

Reseña publicada en Le Monde Diplomatique-edición en español n.º 183, enero de 2011

 

  El lado oscuro de Google

05/01/2011 14:37:21

subscríbete