noticia

Grupos como el M2J fueron capaces de ver en la democracia alemana una continuación del anterior régimen nazi

Por Aversión

El 2 de junio de 1967, en una manifestación contra la visita del Shá de Persia a Berlín, un policía mató a Benno Ohnesorg, un joven de Hannover. Este hecho marcó un antes y un después en gran parte de la juventud alemana, y en especial, entre aquellos de la izquierda radical berlinesa: «Después de tantos palos y de tantas palizas, tuvimos la sensación de que la policía había disparado contra todos nosotros. De las palizas te podías defender hasta cierto punto; pero que a uno le peguen simplemente un tiro, eso ya era demasiado». Entre otros, aquellos que acabarían formando parte de grupos y organizaciones armadas como la RAF, las Células Revolucionarias (RZ), las Rote Zora y el propio Movimiento 2 de Junio.

El Movimiento 2 de Junio es justamente donde se juntaron los diversos grupos y organizaciones (legales e ilegales) que decidieron pasar a un tipo de acción diferente, pero a diferencia de organizaciones más vanguardistas, manteniendo siempre un pie dentro de lo que ellos llamaban la «escena autónoma» alemana. «En realidad, el Movimiento 2 de Junio fue a principios de los años sesenta, en sus inicios, una especie de etiqueta política para acciones de combate contra las fuerzas de ocupación, la justicia de clase, los capitalistas, los polis y el régimen corrupto e idiota de los políticos locales de Berlín. En la escena o el ambiente hubo siempre gente activa que aparecía, atacaba y desaparecía según les daba la gana, como mejor sabía y podía ¿Qué experiencias impulsaban y sigue impulsado a esa gente? Pues las de cada día. La experiencia de sufrir a cada paso las trabas del modo de producción y de vida capitalista e incustrial. La familia, la escuela, la fábrica, la oficina, la empresa, la universidad, la cárcel, los bloques de pisos, toda la locura terrorista perfectamente normal de la cotidianidad capitalista, que empujó a jóvenes de todo el mundo a las barricadas y a la experimentación con nuevas formas de convivencia y de lucha. El deseo de una vida autónoma, de no ser un muñeco automático, pieza del engranaje, robot, consumidor idiota manipulado por una seudonaturaleza social dominada por los intereses económicos».

Sus acciones supieron ganar bastante más simpatía que, por ejemplo, la RAF, ya que intentaban siempre no hacer daño a las personas que se encontraban por el medio. Realmente empezaron a ser una preocupación para las autoridades y se hicieron conocidos por el secuestro de Peter Lorenz, el candidato para la alcaldía de Berlín de la CDU (Unión Cristiano Demócrata) 3 días antes de las elecciones, el 27 de febrero de 1975. Pidieron la liberación de 5 miembros de guerrillas urbanas de Alemania Occidental; y fue la última vez que el gobierno alemán, quizás para no repetir los sucesos de Munich (la carnicería de los Juegos Olímpicos de 1972), muy presentes en la opinión pública o por lo que representaba el personaje en cuestión.

El libro está compuesto de una serie de entrevistas a Ralf Reinders y Ronald Fritzsch, quienes hicieron parte del movimiento y pasaron muchos años en prisión. Los temas centrales que recoge el libro son el Movimiento en sí, de donde venían sus miembros, pero también el secuestro de Lorenz, la ilegalidad, la clandestinidad y la cárcel. Es bastante interesante ver su visión de estas cosas y la lucidez, como en una de las entrevistas aquí recogidas donde afirman que «el aislamiento reina en todos los ámbitos de la vida, la lucha contra el aislamiento y por la solidaridad es la tarea central de toda práctica revolucionaria. Pero lo que cierra el acceso a las masas no es la ilegalidad, sino las ínfulas pestilentes de vanguardia que pueden resultar de ella».

Grupos como el Movimiento 2 de Junio fueron capaces de ver en la democracia alemana una continuación del anterior régimen nazi, ya que muchos jueces y políticos, lo mismo que una serie de leyes y medidas de seguridad del Estado, se habían heredado de aquel régimen y permanecían intactas.

 

Reseña publicada en la publicación anarquista Aversión n.º2, diciembre de 2011

 

  El Movimiento 2 de Junio

11/01/2012 09:18:47

subscríbete