noticia

Una historia de individuos asociados que hacen avanzar la sociedad

Por Julián Vadillo

Hay muchas maneras de contar la historia. Se puede hacer con sesudos trabajos de investigación, buceando en archivos y contrastando fuentes. Así han nacido algunas de las obras más importantes de nuestra historia reciente. Pero también nos podemos aproximar a la historia a través de las voces de aquellos que la vivieron en primera persona. No son historias excluyentes, pero la segunda tiene en muchas ocasiones un componente que no tiene la primera. Este componente es la parte emocional de los acontecimientos.

Algunos libros han marcado una época en este último sentido. Pere López Sánchez ha conseguido montar un libro de historia que está a caballo entre ambas formas, pero partiendo como base de la segunda acepción. Tomar la historia oral para recuperar una historia general sin renunciar a la parte archivística, hemerográfica y documental. Porque Rastros de rostros en un prado rojo (y negro) tiene un poco de eso. Pere López ha recuperado la historia colectiva de un barrio, el de las Casas Baratas de Can Tunis o Prat Vermell en Barcelona. Estas casas, construidas al calor de la Exposición Internacional de Barcelona en 1929, fueron protagonistas del desarrollo del movimiento obrero de la capital catalana. Sobre todo del avance de la CNT como fuerza obrera mayoritaria.

A través de las voces de algunos de sus moradores se rescata cómo llegaron a ese barrio, cómo fundaron el Ateneo Cultural de Defensa Obrera, cómo muchos de sus habitantes eran militantes del anarcosindicalismo desde tiempo atrás. Las luchas obreras del momento, sus reivindicaciones laborales para dignificar la vida de los trabajadores, sus luchas sociales y su implicación en toda una cultura obrera y libertaria. También cuál fue su respuesta ante el golpe de Estado del 18 de julio. Tampoco olvida Pere López Sánchez la represión que sufrió el barrio en la larga noche de la dictadura franquista.

Con este libro, Pere López ha puesto encima de la mesa una cuestión básica en historia. Ésta la componen los individuos. Y éstos, asociados, hacen avanzar la sociedad. Todo en un microcosmos pero con una proyección mucho más extensa que el barrio de Can Tunis.
 

 

Reseña publicada en Diagonal n.º 206, Del 26 de Septiembre de 2013 al 9 de Octubre de 2013

 

 

  Rastros de rostros en un prado rojo (y negro)

03/10/2013 16:14:00

subscríbete