noticia

El fundador de la mítica Columna de Hierro merecía una biografía de este calibre

 

Por S.L.

El fundador de la mítica Columna de Hierro, que durante la Guerra Civil inoculó el comunismo libertario en los pueblos del Bajo Aragón y Levante se enfrentó con dureza a la militarización y burocratización de las milicias republicanas, merecía una biografía de este calibre. José Pellicer (1912) fue un anarquista de principios inquebrantables, un revolucionario sin compadreos con aquellos que, como los comunistas, apostaban por “primero ganar la guerra” y también, y quizá por lo anterior, una persona no menos íntegra en lo moral que salvó a muchos derechistas del paredón. Su devenir tras la Guerra cuenta con episodios tan sorprendentes como el relatado aquí por el historiador Miquel Amorós: la oferta que le hizo Serrano Suñer, filonazi y ministro de Exteriores de Franco, para organizar células anticomunistas -que se instruirían en Alemania y actuarían en el Norte de áfrica- a cambio de su libertad. Ni él ni su hermano Pedro, también preso, aceptaron. José fue fusilado en Paterna (Valencia el 8 de junio de 1942)

Reseña publicada en el suplemento El Cultural del diario El Mundo

06/04/2009 15:53:01