noticia

Un texto breve, pero con grosor analítico en un campo donde estos no abundan


Por Jordi Bianciotto


El músico, escritor y editor canario Servando Rocha pilota una expedición a una serie de subculturas del siglo XX que evita el academicismo zoológico y exhibe implicación personal, así como capacidad de entender los fenómenos (teddy boys, beatniks, punks, skinheads) relacionándolos entre sí. El itinerario recuerda un poco al de Greil Marcus en Rastros de carmín (1989), pero Rocha, aunque apasionado, lee el relato de la sucesión de tendencias alternativas haciendo suya la teoría fukuyamiana del fin de la historia. Así, las subculturas no son cuerpos extraños almacenables en nichos, sino enmiendas al sistema que, a través del nihilismo, el feismo o el espíritu dionisiaco, contribuyen a la transformación social, aunque, cada vez más, su sucesión acelerada y su fragmentación limitan su poder. El vértigo con que se solapan y suplen las microtendencias propicia ese “agotamiento” al que alude el título del libro, cazado de una canción de ilegales. Un texto breve, pero con grosor analítico en un campo donde estos no abundan.

Reseña publicada en Rock de Lux n.º 272 (abril 2009)
 

08/04/2009 13:28:02
icone subscripcions

subscríbete