noticia

Con trabajos de investigación como el de David Fernàndez conseguimos reforzar los cimientos para una democracia plena

Por Hector Struch


Este libro surge de la necesidad de contar lo que pasando nunca pasa oficialmente y de la impotencia que genera la impunidad. Surge del acto de resistencia de denunciar la violencia que, desde determinados sectores de la policía, se ha ido ejerciendo contra los movimientos sociales, que en el libro se recogen con una precisión casi de contable. Tiene su punto de partida en 1996, en Barcelona, con el desalojo del Cine Princesa y culmina diez años después, con la absolución de tres jóvenes acusados falsamente de terrorismo, y cuenta como protagonista central con varios miembros del Grupo VI de la Brigada Provincial de Información del Cuerpo Nacional de Policía. Y durante esos diez años, la descripción de dos mil detenciones, de dos mil desagradables experiencias que han tenido que padecer dos mil personas sólo en la ciudad condal. Pero no hay que obviar que en Barcelona está desplegada desde hace años la policía autonómica, y el autor, no se olvida de las actuaciones vejatorias de algunos de sus miembros, como se ha podido comprobar gracias a las denuncias de las víctimas y la actuación desde la Conselleria de Interior de la Generalitat. En palabras del propio autor, “todo lo que se dice ha pasado. Es cierto. Meridianamente real. Y lo que no se dice, aún lo es más. Por ello, el libro está dedicado a quienes no necesitan leerlo, porque, contra su voluntad, lo han conocido directamente como objetos y sujetos de represión. A ellos, que no tendrán el derecho a creérselo o no, porque lo han vivido. Ellos, que no tienen opción de pensar que todo es mentira”. Con trabajos de investigación como el de David Fernàndez lo que conseguimos, como sociedad, es reforzar los cimientos para una democracia plena.

Reseña publicada en Le Monde Diplomatique (marzo 2009)
 

10/04/2009 08:31:15

subscríbete