dios-es-ateo-9788478843831

Para el rico siempre será peligroso que el pobre encuentre su fe porque entiende ésta como una amenaza contra sus seguridades y poderes adquiridos, por lo que ha decidido comprarla y devolverla como una moneda adulterada que sirve a sus propios intereses. Ya no será fe sino creencia, cuyo objeto es un Dios garante del orden establecido impuesto por los poderosos, de la sumisión, la obediencia y la moral clasista.

La fe y la estafa - Enrique de Castro
Apocalipsis - D. H. Lawrence
Islam y desposesión - Luz Gómez (ed.)
Què hi fem, aquí? - Marilynne Robinson
Iglesia S.A. - Ángel Munárriz
Cristianismo de liberación - Michael Löwy